Nick Brandt: SINK/RISE

Nick Brandt: SINK/RISE

‚ÄúEl hombre es la especie m√°s demente. Adora a un Dios invisible y destruye una Naturaleza visible. Sin saber que esa Naturaleza que destruye es ese Dios al que adora‚ÄĚ

Esta cita es del astrofísico Hubert Reeves. La encontré recientemente.

Aqu√≠ hay otra cita. Una que, por el contrario, he conocido la mayor parte de mi vida. Probablemente tambi√©n la conozcas, porque es de la Biblia. Quiz√°s sea la frase m√°s destructiva jam√°s escrita. Es la que dice que el hombre ‚Äútendr√° dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo, y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra‚ÄĚ.

 

Es esta noci√≥n del dominio de los humanos sobre la naturaleza la que nos ha metido en este horrible l√≠o. Pero antes de que sea demasiado tarde, ¬Ņpodemos esperar un reinicio fundamental en la forma en que los humanos viven sus vidas en esta tierra? ¬ŅPodemos al menos intentar una conversi√≥n hacia una verdadera administraci√≥n a largo plazo?

Debemos todos convertirnos en buenos antepasados. Necesitamos adoptar una forma de vida que reduzca el impacto ambiental que nuestras acciones tendr√°n en los miles de millones de ni√Īos que a√ļn est√°n por nacer.

¬ŅPodemos demostrar que nos preocupamos por los humanos, los animales y los √°rboles que nunca viviremos para ver?

SINK / RISE: el tercer capítulo de The Day May Break, una serie global que retrata tanto a personas como a animales impactados por la degradación y destrucción ambiental. Excepto que esta vez, por supuesto, estoy fotografiando exclusivamente a los humanos y abordando simplemente el colapso climático, algo que considero, por lejos, la crisis más monumental que jamás haya enfrentado la humanidad.

Joe and Wane. Fiji, 2023. © Nick Brandt

El primer cap√≠tulo fue fotografiado en Kenia y Zimbabwe, el segundo en Bolivia, y ahora, con SINK/RISE, fui a Fiji. Repartidos por todo el planeta, existe un v√≠nculo com√ļn entre estos pa√≠ses: todos ellos se encuentran entre los muchos pa√≠ses que son los menos responsables del colapso clim√°tico. Sus emisiones globales de carbono son y han sido peque√Īas en comparaci√≥n con las de las naciones industrializadas.

Sin embargo, como tantos otros países más pobres del mundo, sus efectos los perjudican desproporcionadamente. La sombría ironía es que muchas personas en estos países son las más vulnerables a las calamitosas consecuencias de las costumbres del mundo industrial. Toda la región del Pacífico, de la que forma parte Fiji, contribuye sólo con el 0,03% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Por supuesto, SINK / RISE se relaciona principalmente con el aumento del nivel del mar. Para la mayoría de nosotros probablemente no tenga el mismo impacto visceral que ver incendios forestales apocalípticos que aniquilan bosques y fauna. Debido a que el aumento del nivel del mar puede ser difícil de comprender en tiempo real, quizás también sea difícil comprender cuán dramático será eventualmente.

Joel and Petero on Seesaw. Fiji, 2023 © Nick Brandt

Pero como resultado del colapso clim√°tico, el aumento del nivel del mar afectar√° a cientos de millones de seres humanos que viven a lo largo de las costas y zonas bajas de todo el planeta. Para las personas que han vivido en estos lugares toda su vida, abandonar sus hogares y sus tierras, y a menudo sus medios de vida, abandonar todo lo que conocen, ser√°, por supuesto, profundamente traumatizante en su b√ļsqueda de un nuevo -y probablemente muy diferente y comprometido- lugar para llamar su hogar.

Al menos el 90% del exceso de calor que queda atrapado en la atmósfera por los gases de efecto invernadero acaba almacenado en los océanos del planeta. Las temperaturas oceánicas más cálidas resultantes crean huracanes y ciclones más intensos y destructivos. Pero además, a medida que el agua se calienta, se expande. Y, obviamente, la expansión equivale a un mayor aumento del nivel del mar.

El otro factor que contribuye al aumento del nivel del mar es el derretimiento de las capas de hielo. Las dos capas de hielo m√°s grandes de la Ant√°rtida y Groenlandia contienen alrededor del 98% del hielo terrestre y m√°s del 68% del agua dulce de la tierra. Ambos se est√°n derritiendo mucho m√°s r√°pido de lo que se proyecta. Estudios recientes realizados por los gobiernos de Estados Unidos y Gran Breta√Īa ahora estiman que si no se hace nada, el escenario m√°ximo es que el nivel del mar aumentar√° m√°s de tres metros este siglo.

Las islas del Pacífico Sur son especialmente vulnerables. Muchas de ellas se encuentran apenas a unos metros sobre el nivel del mar, por lo que con el tiempo desaparecerán por completo. Sus economías también se basan significativamente en el océano que los rodea. Por eso terminé eligiendo fotografiar esta región del mundo para SINK / RISE.

Onnie by Cliff II. Fiji, 2023. © Nick Brandt.

Sin embargo, a diferencia de los dos primeros capítulos de The Day May Break, las personas que aparecen en estas fotografías (todas las cuales viven cerca del océano en Savusavu en la isla de Vanua Levu en Fiji) son representantes de aquellas personas que en las próximas décadas perderán sus hogares, sus tierras y sus medios de vida a causa del aumento de los océanos. De hecho, algunas de las personas que aparecen en estas fotografías viven lo suficientemente cerca del océano como para perder sus hogares. Serafina y Keanan viven actualmente a pocos metros de la costa y, teniendo en cuenta su juventud, si se quedan donde están, estarán entre los afectados. (Aunque a las personas fotografiadas en la serie todavía no les había sucedido nada, fotografiarlas seguía siendo una experiencia conmovedora y fascinante).

Ben and his father Viti, Fiji, 2023. © Nick Brandt.

Los segundos preciosos

LA REALIZACI√ďN DE SINK / RISE

Miedo.

Soy un fan√°tico del miedo. Es decir, del miedo correcto, energizante. Me gusta tener miedo cuando me embarco en un nuevo proyecto. Para m√≠, una buena dosis de miedo estimula la creatividad. ¬ŅFuncionar√° el concepto? ¬ŅPuedo lograr algo que no creo que otros hayan hecho antes, posiblemente con una buena raz√≥n?

En abril de 2023, después de meses de pruebas en mi casa en California, llegué a Fiji, listo para descubrirlo.

Est√°bamos basados en las afueras de Savusavu, un peque√Īo pueblo en la isla de Vanua Levu. A un kil√≥metro de la costa hab√≠a una zona de fondo marino: un campo de fragmentos de coral rotos extendidos a lo largo y ancho. Esta destrucci√≥n hab√≠a sido causada en 2016 por el cicl√≥n Winston, cuyo poder se intensific√≥ por el cambio clim√°tico. Creo que hasta entonces no hab√≠a comprendido del todo el da√Īo que los ciclones pod√≠an causar bajo la superficie del oc√©ano, rompiendo el delicado coral en millones de pedazos.

Llamamos al lugar el Osario. Sería nuestro estudio submarino durante las próximas seis semanas.

A s√≥lo 2 a 4 metros de profundidad, dependiendo de la marea, hizo que disparar fuera lo m√°s seguro posible para el ‚Äúlanzamiento‚ÄĚ y, en teor√≠a, significaba que la superficie del oc√©ano pod√≠a verse justo por encima de sus cabezas.

Entonces, ¬Ņqui√©n iba a estar lo suficientemente relajado como para ser fotografiado aqu√≠? El proyecto vivir√≠a o morir√≠a en funci√≥n de los habitantes locales de Fiji que estar√≠a fotografiando (a quienes me referir√© como el elenco).

En los dos primeros capítulos, todas las personas fotografiadas ya se habían visto afectadas por el cambio climático: habían perdido sus hogares, sus tierras o sus medios de vida, o todo eso. Sin embargo, estos fiyianos -todos ellos viviendo cerca del océano o cerca de él- serían representantes de aquellas personas que en las próximas décadas perderán sus hogares, sus tierras y sus medios de vida debido al aumento del nivel de los océanos.

Behind the Scenes, photographing Joe and Viti

Probablemente audicionamos hasta doscientas personas de las comunidades locales. En cada sesión de casting, se les pidió que abrieran los ojos y aguantaran la respiración bajo el agua mientras se tomaban fotografías de prueba. Aquellas personas que parecían estar lo suficientemente relajadas tuvieron que tomar y aprobar un curso de formación de Scuba Discover con nuestro equipo de buceadores.

Nuestro primer día de rodaje fue una llamada de atención. Los tres primeros actores (Akessa, María y Joe) se balanceaban incontrolablemente con cada movimiento debido a que no había suficiente peso para mantenerlos estables. Sus brazos y piernas flotaban hacia arriba. Todos sus cuerpos parecían empujados hacia la izquierda y hacia la derecha. Incluso los pesados muebles estaban a la deriva. Rápidamente vaciamos el almacén del pueblo de todas las barras restantes de 5 y 10 kilos. Compramos, rogamos y tomamos prestado cada peso de un kilo para cinturón de buceo que pudimos conseguir.

Una vez que todo el mundo tuvo más peso, y el peso se ocultó de manera a menudo bastante ingeniosa, volvimos al trabajo. Teníamos un proceso ya establecido, paso a paso:

Obviamente era muy complicado hacer ajustes bajo el agua, así que yo tomaría una foto de referencia en tierra para que todos entendieran el plan antes de hundirnos.

En el lugar, se construyeron marcos de 4 metros cuadrados con tela para flotar en la superficie sobre nosotros y proporcionar una sombra suave. (Como siempre, no me gusta la luz del sol en mis fotos a menos que esté muy baja en el cielo). Cada miembro del elenco sería bajado por su propio instructor de buceo, compartiendo oxígeno de su tanque. Una vez en posición, el elenco cambiaba los reguladores para respirar a través de su propia fuente de aire.

Algunos de nosotros nos comunicábamos bajo el agua a través de cables (las cuerdas amarillas y azules que puedes ver en las fotos) y con la tripulación del barco, quienes transmitían mis instrucciones al elenco a través de un altavoz submarino.

Cuando todos estuvieron listos, el elenco se quit√≥ las m√°scaras, respir√≥ hondo, se quit√≥ los reguladores y se los entreg√≥ a sus instructores, quienes nadar√≠an fuera del cuadro lo m√°s r√°pido posible. Yo empezar√≠a a fotografiar mientras conten√≠an la respiraci√≥n…

S√≥lo tuve unos segundos, pero a lo largo de las semanas de rodaje, sus tiempos de contenci√≥n de la respiraci√≥n se hicieron cada vez m√°s largos, se relajaron a√ļn m√°s y se volvieron a√ļn m√°s naturales y seguros de s√≠ mismos.

Y en esos preciosos segundos, me pareció que, en los mejores momentos, habían estado sentados allí durante eones, contemplando sus vidas, su futuro, su mortalidad.

Y luego, cuando llegaba el momento en el que sentían la necesidad de aire, extendían la mano y su instructor nadaba rápidamente de regreso y les devolvía el regulador.

A medida que avanzaba la sesi√≥n, segu√≠ fotografiando a la misma docena de personas. Originalmente hab√≠a planeado fotografiar a mucha m√°s gente y m√°s de la generaci√≥n mayor. Pero en general los actores m√°s j√≥venes eran los m√°s relajados bajo el agua. Todas las chicas ten√≠an 18 a√Īos o menos, a excepci√≥n de Mar√≠a y Christine. Hab√≠a algo en estos rostros m√°s j√≥venes que me conmovi√≥, tal vez relacionado con el hecho de que esta generaci√≥n soportar√° de manera m√°s dram√°tica las consecuencias de la inacci√≥n de las generaciones mayores de otros continentes que la precedieron.

La gente me pregunta cuál fue el mayor desafío en este rodaje. Como siempre no fue el elenco. Y al final tampoco fue la logística. No, fueron los elementos. Siempre son los elementos. Condiciones fuera de mi control. En cada sesión anterior, es el clima el que causa los mayores problemas. Por lo general, es la luz del sol mientras espero y espero que una caballería de nubes venga al rescate. Y en el caso de los dos primeros capítulos de The Day May Break, también es el viento, que se lleva todo rastro de niebla.

Pero en esta sesión, fue una forma de desafío completamente nueva. Esta vez, fue semana tras semana de terrible visibilidad. Elegí fotografiar en abril y mayo: en teoría, después de la temporada de lluvias, pero antes de que el agua se enfriara demasiado en el invierno del hemisferio sur. En teoría, se suponía que la cantidad de plancton en el agua se reduciría en intensidad, creando agua más clara.

En realidad, sucedi√≥ todo lo contrario. A medida que avanzaba el rodaje hacia mayo, la visibilidad empeor√≥ cada vez m√°s. Hubo un per√≠odo en mayo en el que la visibilidad era tan mala que no pudimos rodar durante nueve largos y costosos d√≠as. Una tormenta torrencial inusualmente masiva gener√≥ una gran cantidad de escorrent√≠a de agua dulce fangosa de los r√≠os de la isla. El agua del oc√©ano se volvi√≥ cada vez m√°s verde hasta que parec√≠a que est√°bamos nadando en un estanque f√©tido y estancado en medio de una jungla. Totalmente imposible de disparar, y s√≥lo se aclara realmente, por supuesto, la √ļltima ma√Īana del rodaje. En total, durante las seis semanas, s√≥lo tuvimos dos ma√Īanas de visibilidad genuinamente buena.

Pero luego, por una desgracia, por un problema, como suele suceder, por casualidad, se presenta algo mejor. En este caso, después de esos nueve días perdidos, empezamos a explorar más a lo largo de la costa en busca de otro lugar que también pudiera tener coral roto a 2-4 metros de profundidad, aunque lógicamente la visibilidad sería mala en todas partes en el radio de un paseo en bote de una hora.

Behind the Scenes, photographing Mika

Pero luego nos encontramos con la ubicaci√≥n del ‚Äúacantilado‚ÄĚ, completamente diferente a los campos de coral poco profundos del Osario. Estas fotos resultaron ser algunas de mis favoritas. Entonces, si la desesperaci√≥n no me hubiera obligado a buscar otro lugar, estas fotos nunca habr√≠an existido. Como dije, me encanta la frecuencia con la que algo bueno sale de lo que parece un gran problema.

Las seis semanas en Savusavu fueron en su mayor parte una experiencia maravillosa, posible principalmente gracias al elenco y al equipo de Fiji. La lista de cr√©ditos est√° en una p√°gina de agradecimientos, pero una nota aqu√≠, algo que me conmovi√≥ especialmente: ¬ŅEn cu√°ntos rodajes y en cu√°ntos lugares del mundo el reparto, cuando ya no fuera necesario, ayudar√≠a voluntariamente al equipo? Experimentamos esto en el cap√≠tulo dos de El d√≠a de mayo en Bolivia, con algunas de las personas maravillosas que fotografi√© all√≠. Pero aqu√≠ el reparto fue m√°s all√°. J√≥venes y mayores, despu√©s de que terminaba de fotografiarlos, invariablemente saltaban al oc√©ano para ayudar con entusiasmo. Mantuvieron los marcos de tela sobre nuestras cabezas en su lugar en la superficie durante largos per√≠odos, y descendieron en apnea desde el barco hasta nosotros con pesas y equipos adicionales que necesit√°bamos con urgencia (los Couriers Submarinos Fijianos). Espero que puedan continuar sus vidas con tanta alegr√≠a por mucho tiempo.

EL FOT√ďGRAFO COMO IMPRESOR/LIBRERO

Si no existieran las imprentas y las impresiones, no habr√≠a elegido ser fot√≥grafo. Tengo poco inter√©s en que mis im√°genes existan s√≥lo como una encarnaci√≥n digital. Antes de la era de Internet, esta ser√≠a una afirmaci√≥n completamente redundante porque, obviamente, una impresi√≥n era la √ļnica forma en que alguien pod√≠a ver sus fotograf√≠as. Por supuesto, Internet es un maravilloso democratizador, que permite a los fot√≥grafos de rincones remotos y desfavorecidos del mundo hacer que su trabajo sea visto por millones de personas, y para personas que tal vez nunca est√©n cerca de una ciudad donde se realiza una exposici√≥n. Pero personalmente, siempre necesito volver a casa y encontrar la impresi√≥n.

Originalmente había imaginado SINK / RISE en blanco y negro, al igual que los dos capítulos anteriores. En monocromo, las imágenes que tomé tenían cierta belleza etérea, pero una vez vistas en color, para mí adquirieron más misterio y profundidad. Pero fue necesario ver las imágenes impresas para confirmarlo.

Las reproducciones de este libro nunca podrán estar en la escala en la que me gustaría que se exhibieran, pero para mí, el libro de artista es más importante que nunca en la era de Internet, no sólo porque es una forma superior para ver la obra, pero también porque un libro bellamente producido tiene un aspecto físico hecho a mano que Internet nunca podrá tener. No hace mucho, antes de Instagram, las tiradas de libros de fotografía eran mucho mayores.

Entonces, a medida que los libros de fotografía parecen volverse cada vez más especializados, quiero agradecerle a usted, el potencial comprador de mi libro, por dar ese paso adicional para ver las fotografías de esta manera.


Acerca del Autor:

Los temas de las series fotogr√°ficas de Nick Brandt siempre se relacionan con el impacto destructivo que la humanidad est√° teniendo tanto en el mundo natural como en los propios humanos.

En la trilog√≠a de √Āfrica Oriental, On This Earth, A Shadow Falls Across The Ravaged Land (2001-2012), Brandt estableci√≥ un estilo de fotograf√≠a de retratos de animales en la naturaleza similar al de la fotograf√≠a de humanos en un estudio, filmada en medio formato cinematogr√°fico, que intenta retratar a los animales como criaturas sensibles no tan diferentes de nosotros.

En Inherit the Dust (2016), Brandt fotografi√≥ lugares del este de √Āfrica donde los animales sol√≠an deambular. En cada lugar, se erigieron paneles de tama√Īo natural con fotograf√≠as in√©ditas de retratos de animales, ubicando los paneles dentro de un mundo de desarrollo humano explosivo. Las v√≠ctimas de este mundo fuera de control no son s√≥lo los animales, sino tambi√©n los humanos.

Este mundo vac√≠o (2019), fotografiado en color por primera vez, aborda la creciente destrucci√≥n del mundo natural del este de √Āfrica a manos de los humanos, mostrando un mundo donde, abrumado por un desarrollo desbocado, ya no hay espacio para que los animales sobrevivan. Este proyecto fue publicado en el Issue 6 de CAPTION Magazine.

The Day May Break (2021-2023) es una serie global en curso que retrata a personas y animales que se han visto afectados por la degradación y destrucción ambiental.

El cap√≠tulo uno fue fotografiado en Zimbabwe y Kenia en 2020, el cap√≠tulo dos en Bolivia en 2022. El cap√≠tulo tres fue fotografiado en Fiji en 2023 y se estren√≥ en septiembre de este a√Īo. En los cap√≠tulos uno y dos, todas las personas que aparecen en las fotograf√≠as se han visto gravemente afectadas por el cambio clim√°tico, desde sequ√≠as extremas hasta inundaciones que destruyeron sus hogares y sus medios de vida.

Brandt ha realizado exposiciones individuales en galer√≠as y museos de todo el mundo, incluidos Nueva York, Londres, Berl√≠n, Estocolmo, Par√≠s y Los √Āngeles.

Todas las series se publican en forma de libro.

Nacido y criado en Londres, donde originalmente estudi√≥ pintura y cine, Brandt ahora vive en las monta√Īas del sur de California.

En 2010, Brandt cofundó Big Life Foundation, una organización sin fines de lucro en Kenia/Tanzania que emplea a más de 300 guardabosques locales que protegen 1,6 millones de acres del ecosistema de Amboseli/Kilimanjaro.

Enlaces:

nickbrandt.com

instagram.com/nickbrandtphotography

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879