Los caminos de Ana María Ziebold

+2
View Gallery

Los caminos de Ana María Ziebold

Fotografías: Ana María Ziebold

Texto: Sandra Gaete Z.

Dar a conocer el trabajo art√≠stico de Ana Mar√≠a Ziebold es un aporte en el rescate cultural y la memoria de nuestro pa√≠s. Actualmente se encuentra en proceso de edici√≥n el libro ‚ÄúCaminos. Fotograf√≠as de Ana Mar√≠a Ziebold‚ÄĚ, el que ser√° publicado en abril de 2024 gracias al financiamiento del Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, Convocatoria 2023 y el patrocinio de la Biblioteca Nacional.

 

Las fotograf√≠as de Ana Mar√≠a Ziebold componen un cuerpo documental que permite detenerse en un espectro de la vida en Chile entre los a√Īos 1980 y 2000. Es la captura de paisajes, costumbres y habitantes, que, aunque muestran un pasado reciente, se perciben con una lejan√≠a avasalladora. Son tres d√©cadas que se desdibujan y que perseguimos hoy a contracorriente con el prop√≥sito de dejarlas fijas y lo suficientemente n√≠tidas para dar a conocer una muestra representativa de nuestro pa√≠s, desde el lente de esta mujer fot√≥grafa.

Lanchas chilotas, 1982, Angelmó, Puerto Montt. Colección del Museo Nacional de Bellas Artes, 1984 © Ana María Ziebold

Con una singular mirada, donde destaca la profundidad de la imagen, la técnica de laboratorio y el contexto en que fueron creadas, el material reunido, que consta de alrededor de 600 copias en papel, fue donado al Archivo Fotográfico de la Biblioteca Nacional durante el 2023, pasando a constituir una foto en sí misma: el retrato de una época.

Ana Mar√≠a lleg√≥ a la fotograf√≠a casi por azar, su anhelo era encontrar un espacio de desarrollo personal que la sacara de la rutina de due√Īa de casa ‚ÄĒsin excluirla, sino compatibiliz√°ndola‚ÄĒ; esperaba expresarse y ver nuevas realidades. Podr√≠a haber sido un curso de jardiner√≠a o de pintura, pero lleg√≥ en 1980, con 34 a√Īos al Foto Cine Club de Chile, un lugar dedicado a la fotograf√≠a ubicado en calle Viollier 32, en el Centro de Santiago. Por primera vez observ√≥ la fuerza que conten√≠a una fotograf√≠a en blanco y negro. La posibilidad de lograr un resultado como ese la estremeci√≥. La imagen congelada emit√≠a una intensidad poderosa, acentuada por el contraste del monocromo y las dimensiones de la ampliaci√≥n. Encontr√≥ en el Foto Cine Club de Chile un lugar donde aprender y compartir este incipiente entusiasmo sin temer a equivocarse. Se instal√≥ junto a otros aprendices y fueron revelando, negativo, tras negativo, c√≥mo era posible crear con los matices del claroscuro.

Aprendiendo a tejer, 1980. Casa Boccacio, Las Condes, Santiago © Ana María Ziebold

Eran tiempos complejos, la desconfianza tras el golpe militar estaba en un punto extremo, quiz√° por eso volcarse en la fotograf√≠a junto a extra√Īos, enfoc√°ndose en ello y no en las realidades de cada individuo, permiti√≥ que fuera un espacio id√≥neo para cultivar esta pasi√≥n. Los integrantes del club proven√≠an de variados segmentos sociales, ten√≠an diferentes edades y las m√°s diversas profesiones y ocupaciones. Eso s√≠, las mujeres que participaban eran solo un pu√Īado. El car√°cter de club y su horario vespertino le permiti√≥ a Ana Mar√≠a integrarse de lleno, sin alterar la rutina de su hogar. Pod√≠a ser una madre muy presente y tambi√©n ser fot√≥grafa.

Los fotoclubes tenían la particularidad de realizar una serie de actividades en torno a la fotografía que iba más allá de los cursos. El FCCCH organizaba salidas colectivas de tomas fotográficas en terreno, visitando distintas zonas de Santiago y sus alrededores. Hacían sesiones para analizar las fotos, concursos mensuales internos, canalizaba la participación en salones nacionales, internacionales, bienales y exposiciones coordinadas por la Federación Chilena de Fotografía (FCHF) y la Federación Internacional de Arte Fotográfico (FIAP).

La mujer del pescador, 1984. Desembocadura de río Pescado en el lago Llanquihue © Ana María Ziebold

Ana Mar√≠a mont√≥ su primer cuarto oscuro dentro de un closet de su casa y se dej√≥ guiar por grandes maestros como Roberto Thomson, Angelo C√°nepa y Jorge Sacaan. Era meticulosa, lo que la ayud√≥ a sumar lo aprendido a una experimentaci√≥n constante. La concursabilidad y la cr√≠tica de sus profesores y compa√Īeros fueron un incentivo importante para avanzar r√°pidamente en sus logros, lo que se evidenciaba en los premios obtenidos en distintos concursos. Sus primeras fotograf√≠as eran el producto de las salidas a terreno con los integrantes del fotoclub, de su familia o de amigos que posaban para ella; pronto comenz√≥ a ampliar el √°ngulo compositivo y las tem√°ticas. Fue ganando seguridad y perfeccionando la t√©cnica del revelado en el laboratorio, llegando a ser profesora en el FCCCH, superando as√≠ a varios de sus compa√Īeros en muy corto tiempo.

Dentro de las tem√°ticas abordadas hay retratos de mujeres, ni√Īos y ancianos; rostros que conmueven por su expresividad. Ana Mar√≠a sal√≠a a la calle, sola, con otros socios del fotoclub y tambi√©n con su familia. Recorr√≠a, miraba y disparaba el obturador cuando aparec√≠a un gesto que la maravillaba. Su actuar era espont√°neo, sin planificaci√≥n alguna, aunque muchas de sus tem√°ticas tend√≠an a ser recurrentes.

Tom√≥ un importante grupo de fotos en el sur de Chile. Puerto Montt era la ciudad natal de su marido, Claudio Gaete, y juntos entablaron una complicidad para recorrer los caminos y pueblos de la regi√≥n de Los Lagos. Se perd√≠an por d√≠as hasta seguir la √ļltima huella que les permitiera llegar en auto, o sub√≠an a un bote para navegar las islas del archipi√©lago de Chilo√©.

En busca del horizonte. Década de los noventa. Cuesta La Dormida, Olmué © Ana María Ziebold

Estos recorridos congelaron en sus fotografías costumbres y fiestas que parecían atemporales, pero que hoy ya no existen, como la regata chilota o la fabricación de tejuelas de alerce a corte de hacha.

En los a√Īos noventa avanz√≥ en su experimentaci√≥n t√©cnica y dio un giro al utilizar pel√≠cula infrarroja combinada con un lente gran angular. De esta combinaci√≥n dan cuenta paisajes del sur de Chile y tambi√©n de Europa que parecen ba√Īados por nieve y donde es posible apreciar una gran cantidad de planos, todos sumamente n√≠tidos. Se obsesion√≥ por fotografiar caminos en los que se pierde la profundidad y la perspectiva. El resultado de este ejercicio fue la exposici√≥n ‚ÄúEn el camino‚ÄĚ realizada en el Instituto Chileno Norteamericano en 1996. A partir de ese momento, si bien hab√≠a desarrollado m√ļltiples cargos directivos dentro del FCCCH como directora de docencia, directora del Sal√≥n Nacional de Fotograf√≠a Art√≠stica, vicepresidenta y presidenta, da un paso decisivo al adquirir una casa ubicada en Dom√≠nica 54 en el barrio Bellavista, un espacio cultural que se llam√≥ Fotoencuentro, dentro del cual funcion√≥ la nueva sede del FCCCH y la Galer√≠a Ziebold, dedicada a la pintura chilena de destacados artistas del siglo veinte. Mantener a flote el club como instituci√≥n era una tarea compleja. En el √°mbito del desarrollo fotogr√°fico hubo un importante cambio de escenario; por una parte, se instal√≥ la fotograf√≠a digital, a la vez que se abrieron nuevos lugares de ense√Īanza. En cuanto a su proceso art√≠stico Ana Mar√≠a opt√≥ por experimentar con la fotograf√≠a a color, especialmente con el uso de diapositivas utilizando colores y formas abstractas.

Lentamente, Ana María fue dejando la fotografía y guardando este legado en cajas. La falta de incursión en medios académicos y el carácter de aficionado en que desenvolvió su arte pusieron su obra en un olvido transitorio, que hoy sale a la luz y queda en manos del Archivo Fotográfico de la Biblioteca Nacional para libre acceso y consulta.

Un d√≠a m√°s, 1983, Angelm√≥, Puerto Montt. Primer premio concurso La Chilena Consolidada 130 a√Īos, 1983 ¬© Ana Mar√≠a Ziebold

Las fotografías de Ana María Ziebold son el testimonio de una época no solo por el contenido de las imágenes que plasmó, sino por el contexto que las circunda y en el cual fueron creadas, asumiendo distintas aristas desde donde ser observadas y estudiadas.

Sin haber cursado estudios superiores formales, al acercarse al Foto Cine Club de Chile y hacer carrera en la institución, encontró un espacio desde donde desarrollar una pasión, perfeccionar la técnica, y realizar un trabajo compartido, propio de un periodo donde la expresión cultural era acotada y restringida. A través de la creación fotográfica, la responsabilidad institucional y un ambiente colaborativo, Ana María Ziebold logró desplegar capacidades que otras mujeres no pudieron alcanzar.


Acerca de la Autora:

La trayectoria fotográfica de Ana María Ziebold comienza en 1980 al integrarse al Foto Cine Club de Chile (FCCCH) donde realiza el curso de fotografía básica en blanco y negro, para continuar perfeccionándose con cursos de laboratorio, composición, iluminación, técnicas especiales, desnudo artístico y fotografía en color.

Desde su incorporación al FCCCH participó activamente en salones nacionales e internacionales, obteniendo más de 150 premios, motivo por el cual se hace merecedora de los títulos honoríficos de Artista (1982), Excelencia (1984) y Maestro (1986) de la Federación Chilena de Fotografía.

Su inter√©s por impulsar el crecimiento del Foto Cine Club de Chile como instituci√≥n cultural dedicada a la fotograf√≠a la lleva a desempe√Īar los cargos de directora de docencia, directora del Sal√≥n Nacional de Fotograf√≠a Art√≠stica, vicepresidenta y presidenta de la instituci√≥n. Como docente dict√≥ el curso de laboratorio, adem√°s de haber sido invitada a participar como miembro del jurado seleccionador de diversos salones nacionales.

Internacionalmente particip√≥ en m√ļltiples concursos, exposiciones y bienales.

Form√≥ parte del colectivo fotogr√°fico ‚ÄúGeneraci√≥n 85‚ÄĚ, agrupaci√≥n creada para dar un impulso comercial a la fotograf√≠a. El colectivo fue invitado por la Embajada del Per√ļ a un Safari fotogr√°fico por el pa√≠s vecino en 1987 que fue auspiciado por Aeroper√ļ y Kodak, dando como resultado varias exposiciones y diaporamas.

Dentro de su participaci√≥n en exposiciones internacionales destacan: Exposici√≥n ‚ÄúFocus Gallery‚ÄĚ, San Francisco, EE.UU. (1984); ‚ÄúEl Mar y su Entorno‚ÄĚ, Cartagena, Espa√Īa (1985); ‚ÄúChile Vive‚ÄĚ, exposici√≥n y publicaci√≥n del libro editado en Espa√Īa (1987); Exposici√≥n Fotogr√°fica en Foto Club Buenos Aires (1989); Exposici√≥n Fotogr√°fica en Federaci√≥n Argentina de Fotograf√≠a, Buenos Aires (1994); y ‚ÄúArtes y Oficios‚ÄĚ, Dade Community College, Miami, EE.UU. (1996).

En 1996 crea Fotoencuentro, espacio cultural destinado a la fotografía y las artes ubicado en Domínica 54, en el barrio Bellavista, donde funcionó la nueva sede del FCCCH.

Enlaces:

Contactar a sandragaetez@gmail.com

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879