Lee Miller

+4
View Gallery

Lee Miller: Fotografías

Texto: Kate Winslet

Lee Miller se inició en la fotografía a una edad temprana, perfeccionó su oficio en París, donde se relacionó con los surrealistas y artistas de vanguardia como Jean Cocteau y Picasso. Junto con Man Ray, descubrió accidentalmente la técnica distintiva de la solarización para crear fascinantes efectos de halo. Después de establecer su propio estudio fotográfico en Nueva York, donde se convirtió en una destacada fotógrafa comercial, se mudó a Oriente Próximo y Europa antes de convertirse en la fotógrafa de guerra oficial de Vogue, un período durante el cual tomó muchas de sus fotografías más icónicas.

Enviado desde ¬ęSaint-Malo¬Ľ, octubre de 2022

Existen muchas historias de chicas a las que les sucedieron cosas. Lee Miller era una mujer que hizo que las cosas sucedieran. No me importa admitir que la adoro.

 

Lee Miller tom√≥ algunas de sus im√°genes m√°s cautivadoras durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, lo que tienen de extraordinarias es que muy pocas son fotograf√≠as de guerra tal como se podr√≠a esperar. Pero es que poco de Lee era ¬ęcomo se podr√≠a esperar¬Ľ. En una √©poca en la que se obstaculizaba o directamente se prohib√≠a a las mujeres que cubriesen conflictos armados, ella se uni√≥ al avance aliado por Europa entre 1944 y 1945. Que esto lo hiciera como un encargo de Vogue es simplemente un giro improbable de los acontecimientos.

Margaret Bourke-White, 97th Bombardment Group, 8th Bomber Command, Polebrook, Northamptonshire, England, 1942. © 2023 Lee Miller Archives, England. All rights reserved. www.leemiller.co.uk

La carrera de Lee despeg√≥ con Vogue en 1927, cuando su fr√≠a belleza, que resum√≠a la era del jazz en Nueva York, apareci√≥ en la portada de la edici√≥n estadounidense. A partir de entonces se convirti√≥ en una de las modelos m√°s cotizadas, aunque ten√≠a experiencia en ambos lados de la c√°mara. El padre de Lee la fotografi√≥ desde ni√Īa de un modo que ahora nos hace sentir muy inc√≥modos, pero tambi√©n le ense√Ī√≥ la disciplina t√©cnica que hay detr√°s de la magia de la fotograf√≠a.

A los veinte a√Īos, Lee decidi√≥ qu√© lado de la c√°mara prefer√≠a, al anunciar: ¬ęPrefiero tomar una fotograf√≠a que ser una fotograf√≠a¬Ľ. La chica que creci√≥ siendo observada se convirti√≥ en la mujer que aprendi√≥ a ver a los otros. Quiz√° porque recordaba qu√© se sent√≠a siendo el sujeto silencioso de la mirada masculina, se implic√≥ activamente con sus modelos femeninas, a las que a menudo vemos riendo a trav√©s del objetivo.

Su amigo y colega estadounidense David E. Scherman, corresponsal de guerra, estaba de acuerdo con ella en que una fotograf√≠a no solo se toma, tambi√©n se hace. Ambos organizaban las cosas, las mov√≠an, para crear una mejor imagen. Cuando Lee lleg√≥ a una Europa castigada por la guerra, trabaj√≥ de forma r√°pida y eficiente, ya fuera revelando fotograf√≠as de la liberaci√≥n de Par√≠s en la ba√Īera de un hotel en esa ciudad, o posando en la ba√Īera de Hitler en el apartamento privado del F√ľhrer en M√ļnich.

Interrogation of a Frenchwoman who has had her hair shaved off for consorting with Germans, Rennes, France, 1944. © 2023 Lee Miller Archives, England. All rights reserved. www.leemiller.co.uk

¬ęLa chica en la ba√Īera de Hitler¬Ľ. ¬°No es necesariamente la descripci√≥n m√°s apropiada! La imagen por la que Lee Miller es m√°s famosa es, sobre todo, la de una mujer que adem√°s particip√≥ activamente en su creaci√≥n, incluso aunque fuera Scherman quien pulsara el disparador. Es una puesta en escena meticulosa a cargo de un par de malditos profesionales que conoc√≠an el poder de una fotograf√≠a para contar una historia m√°s profunda. Y se tom√≥ utilizando la c√°mara de Lee, no la de Scherman.

Lee tambi√©n fotografi√≥ a David en la ba√Īera ‚ÄĒaunque ambos sab√≠an sin duda que la visi√≥n de ella, desnuda excepto por una toalla, atraer√≠a mucho m√°s la atenci√≥n. Tuvieron cuidado de que sus pechos quedaran cubiertos, sabiendo que la imagen nunca pasar√≠a el filtro del editor de fotograf√≠a de haber estado a la vista. No obstante, la imagen fue totalmente organizada por Lee. La fotograf√≠a enmarcada del F√ľhrer est√° colocada de forma precaria en el borde de la ba√Īera, quiz√° para se√Īalar una ca√≠da inminente (Lee y David no sab√≠an todav√≠a que Hitler estaba muerto). La desagradable escultura de desnudo que aparece en el encuadre podr√≠a estar ah√≠ como un recordatorio de un ideal ario despreciable. Y sin duda no es casualidad que la met√°fora del asesinato est√© justo en el centro: las botas de combate de Lee, despu√©s de que Lee hubiese limpiado la suciedad de Dachau en la absurda alfombrilla de ba√Īo del dictador.

Sandra models for Pidoux, Vogue Studio, London, England, 1939. © 2023 Lee Miller Archives, England. All rights reserved. www.leemiller.co.uk

Aqu√≠ vemos el ep√≠tome de qui√©n era ella en verdad. Audaz, decisiva y honesta. Tomaba decisiones (incluso temerarias) a su propia manera. Un punto fuerte adicional de esta fotograf√≠a es que es claramente humana. Imagine el alivio de una ducha caliente despu√©s de meses vistiendo ropa asquerosa. Incluso la imagen m√°s ic√≥nica parece ser una cosa, y luego, de hecho, tambi√©n puede ser otras cosas ‚ÄĒjusto como la propia Lee‚ÄĒ.

Lee pag√≥ un precio personal muy alto por lo que vio durante la guerra. Su cerebro se convirti√≥ en un objetivo fotogr√°fico que nunca pod√≠a dejar de captar. No pod√≠a ¬ęno ver¬Ľ las desgarradoras atrocidades que hab√≠a fotografiado.

Sin embargo, no olvidar la mayor√≠a de las im√°genes que nos dej√≥ nos llena de alegr√≠a. Sus amigos de la Riviera Francesa resplandecen bajo el sol del sur. Su mirada surrealista de la fotograf√≠a de moda ‚ÄĒmodelos que posan con m√°scaras contraincendios, ‚ÄĒ muestran un amor por lo absurdo adem√°s de un oportuno esp√≠ritu ¬ęingenioso¬Ľ. Lee nunca se sinti√≥ avergonzada por sus inicios en el mundo de la moda, por llevar un uniforme dise√Īado por Savile Row ni por utilizar referencias de estilo para describir una compa√Ī√≠a que se dirige al combate, con ¬ęgranadas colgando de sus solapas como broches de Cartier¬Ľ.

La palabra ¬ęmusa¬Ľ aparece en todas partes. Me irrita hasta el alma porque se ha utilizado con demasiada frecuencia para definir qui√©n era Lee, bas√°ndose √ļnicamente en su aspecto. Para m√≠ fue una fuerza vital a la que tener en cuenta, mucho m√°s que un objeto de atenci√≥n de los hombres famosos con los que se asociaba. Esta fot√≥grafa-escritora-reportera hizo todo lo que hizo con amor, deseo y coraje, y es una inspiraci√≥n para lo que uno puede conseguir, y para lo que uno puede soportar, si nos atrevemos a agarrar la vida firmemente entre las manos y vivirla a todo gas.

Picnic, Île Sainte-Marguerite, Cannes, France, 1937 © 2023 Lee Miller Archives, England. All rights reserved. www.leemiller.co.uk

Su legado es extraordinario.

-Kate Winslet

Escrito desde el set de rodaje de Lee (un poco abrumada, y probablemente con menos valentía que Lee)


Enlaces:

blume.net

instagram.com/editorial_blume

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879