Pablo Santander: Tempilcahue

+13
View Gallery

Tempilcahue

Kuy Kuy ‚Äď Muelle de las Almas

Por Pablo Santander R.

La √ļnica t√©cnica que estoy usando es la t√©cnica de experimentar la vida, de generar y asumir mi propia posici√≥n en el mundo, un m√©todo de vivir a trav√©s de gestos y acciones, de no ser espectador ni consumidor. No presto mucha atenci√≥n al aspecto t√©cnico de la toma de fotograf√≠as, estoy m√°s concentrado en como inventar mi propia existencia y en c√≥mo enfrentarme a lo que m√°s me asusta: ese es el proceso en que estoy inmerso.
Antoine D’Agata

En la Isla grande de Chilo√© a√ļn existen lugares encantados por Mitos y Leyendas donde a√ļn las comunidades rurales, viven y sigue hablando y creyendo, en alguna medida, en la fauna m√≠tica y en sus historias. Los mitos chilotes acarrean miedo. Los relatos o casos de brujos son los m√°s frecuentes de escuchar.

Ahora los mitos y creencias no son lo mismo para el chilote que para un afuerino. El visitante valora como fabulación y fantasía los ingenuos relatos que escucha de los chilotes.

© Pablo Santander R.

Introducirse hoy al mito es vagar por terrenos confusos, desvinculados, muchas veces incoherentes, al no estar presente la matriz que los contiene originalmente. Hoy podemos observar el mito como arqueólogos o argonautas, en un cosmos donde Este aparece desintegrado, erosionado y adherido fragmentariamente a una realidad, dentro de otras culturas y otros tiempos. Cucao es uno de los sectores mágicos de Chiloé encantador por la majestuosidad del entorno -prístino y agreste- que invita al deleite pleno de la madre naturaleza: sonora y silente.

Cucao es un sector poblado de la costa occidental de Chiloé al menos desde la época colonial, fue visitado por Charles Darwin en 1835. Después del terremoto de 1960, Cucao perdió gran parte de su población y tierra puesto que el océano arrasó con casi todo el lugar y destruyó el poblado minero de Rahue, ubicado al sur. Sin embargo, los habitantes del sector, mayoritariamente huilliches, lograron sobreponerse.

© Pablo Santander R.

Durante siglos, Cucao estuvo aislado del resto de Chiloé. En 1981 recién se logró ensanchar el camino, sobre la base de huellas de bueyes y caballos, que lo conectó a pie con el poblado más cercano, Huillinco. Antiguamente, para conectarse, los cucahuanos lo hacían a través de sus embarcaciones que los llevaban del lago Cucao hasta el lago Huillinco en 3 horas y a pie.

© Pablo Santander R.

BALSEO DE LAS ANIMAS

Se cuenta en el sector de Cucao que, una vez muerta la persona, el alma busca pasar al otro lado del oc√©ano. Para ello debe llamar a Tempilcahue (El anciano que movilizado en un botecito blanco transporta a las almas que solicitan balseo en la punta Pirulil, al sur de Cucao) quien lo trasladara a su sitio definitivo. (Se relata tambi√©n una conseja, relativa a un forastero que trato de enga√Īar al balsero, llam√°ndolo en vida. Como Tempicahue tiene muy buena memoria cada vez que escucha ese llamado no acude, a pesar de que el burl√≥n ya est√° muerto y pena por los acantilados de Pirulil, desesperado al no poder pasar a su sitio definitivo).

En estos √ļltimos a√Īos se desat√≥ en el pa√≠s y en el extranjero un boom para visitar este m√°gico lugar al sur de Cucao, se pusieron en servicio minibuses con salidas diarias desde Castro o Cucao mismo, para as√≠ acceder directamente a las inmediaciones de los acantilados y terminar subiendo a una simple construcci√≥n hecha con tablones de madera nativa, semejante a un puente ascendente que finaliza abruptamente; ello permite visualizar en la lejan√≠a el entorno oce√°nico en toda su majestuosidad. Su singular dise√Īo – trunco y sinuoso – es una interpretaci√≥n escult√≥rica del autor de la iniciativa denominada ‚ÄúMuelle del Alma‚ÄĚ, esto en relaci√≥n con la leyenda supuestamente acontecida en dicho paraje. Este muelle es un proyecto (FONDART 2005), resultado de una tesis de Bellas Artes del escultor Marcelo Orellana Rivera para recordar las √°nimas de Cucao.

© Pablo Santander R.

Visitar el Muelle de las Almas se transforma en una verdadera peregrinación que para algunos parte visitando la Isla y así desde Castro partir en esta aventura pasando por Chonchi, Huillinco, para llegar a Cucao, desde ahí hay que emprender una caminata por senderos, hasta punta Pirulil, senderos que si se recorren en Invierno el barro llega a las rodillas, senderos que en verano el polvo se levanta y se transforma en neblina, senderos que han sido formado por el recorrido de las ovejas que recorren en busca de pasto tierno.

Caminar, incluso si se trata de un modesto paseo, pone en suspenso temporalmente las preocupaciones que abruman la existencia apresurada e inquieta de nuestras sociedades contemporáneas. Nos devuelve la sensación del yo, a la emoción de las cosas, restableciendo una escala de valores que las rutinas colectivas tienden a recortar.

Ya en el siglo III a.C, Hipócrates hablaba de los beneficios de caminar. Hoy en día, la gran mayoría de los médicos apoyan su teoría. Cuando te sientas desanimado y dudes sobre si deberías seguir andando, recuerda que tu cuerpo te lo agradecerá.

© Pablo Santander R.

Es importante se√Īalar que mi trabajo fotogr√°fico espera mostrar una perspectiva distinta de este recorrido que hacen los visitantes, este camino, paisajes, esta peregrinaci√≥n al muelle de las almas, enfocado en que la fotograf√≠a tenga una narrativa, para lo anterior recurr√≠ a fot√≥grafos como Sergio Larra√≠n, Ansel Adams, Lola Falcon.

Ahora, un paisaje es un t√≥pico en cuanto a que apela simult√°neamente a una experiencia nueva y al reconocimiento de algo familiar, a la asimilaci√≥n de un tipo. Al respecto, Berque afirma que un paisaje tiene un componente original pero tambi√©n algo de ‚Äúsiempre ya visto‚ÄĚ y solo toma forma cuando el distanciamiento es acompa√Īado de proyecci√≥n.

© Pablo Santander R.

En efecto, no podemos nombrar, identificar y valorar el paisaje si no hemos aprendido a definirlo como tal; si no hemos adiestrado la mirada a través de un manuscrito de saberes y experiencias de nuestra memoria colectiva e individual.

Bien lo dec√≠a Goethe ‚ÄúEl simple mirar una cosa no nos permite avanzar. Cada mirar se muta en un considerar, cada considerar en un reflexionar, en un enlazar. Se puede decir que teorizamos en cada mirada atenta al mundo‚ÄĚ

A partir de las experiencias ya contrastadas es posible utilizar la técnica fotográfica para interpretar determinadas variables del paisaje mediante una metodología adecuada, se tratará, por lo tanto, de mostrar los modelos perceptivos que van modelando el paisaje no solo si son inconscientes y endógenos, subjetivos y estéticos; por lo mismo la mirada paisajística se puede condicionar externa y pragmática, fotografiar, es poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo punto de mira.

© Pablo Santander R.

En las √ļltimas d√©cadas se transita del modelo de turismo convencional al alternativo; reflej√°ndose en el comportamiento de la oferta y demanda tur√≠stica, una de sus vertientes es el turismo religioso – en especial las peregrinaciones – integrado en el turismo cultural. Esta vertiente es complemento al desarrollo ante la crisis de la agricultura de temporada.

La peregrinaci√≥n es una acci√≥n ritual, que incluye un movimiento espacial de un aqu√≠ cercano hacia un all√≠ lejano y que se realiza durante un itinerario temporal, o sea, seg√ļn un antes y un despu√©s. Ella combina tres elementos: el peregrino, el camino y el santuario.

Santiago, enero 2024


Acerca del Autor:

Mi nombre: Pablo Santander Rojas, nacido en Santiago de Chile en 1970. Estudi√© fotograf√≠a hace muchos a√Īos en la √©poca del anal√≥gico donde uno ten√≠a que revelar su carrete. Part√≠ con una c√°mara Pr√°ctica de 35 mm, la cual, al poco andar la entregu√© en parte de pago para comprarme una c√°mara Minolta la cual a√ļn guardo con mucho cari√Īo.

Por mucho tiempo la fotografía estuvo presente pero no formando parte de mí. Pasé a ser solo un amante de la fotografía. Sacaba fotos de mis vacaciones o paseos, sin contar que el celular empezó a quitarle espacio físico a la cámara.

Un poco antes de la pandemia me decid√≠ a retomar esta pasi√≥n. As√≠ que tuve que volver a empezar. Este nuevo camino, aprendiendo nuevamente fotograf√≠a pero ahora en modo digitales dentro de esta decisi√≥n, tom√© medidas radicales y dr√°sticas, por ejemplo, la c√°mara pas√≥ a ser mi compa√Īera 24/7. Hoy en d√≠a la c√°mara siempre est√° en un lugar ,donde puedo acceder a ella en forma r√°pida y oportuna, si no est√° en mi espalda, esta una mochila, en mi bolsillo (una peque√Īa) o se encuentra a un costado como copiloto.

En este nuevo viaje de aprendizaje donde todo ha sido ensayo y error de ir probando posibilidades, también fui experimentando la vida, de asumir mi propia posición en este mundo dejé de ser un espectador. Debo reconocer que muchas veces no pongo mucha atención a aspectos técnicos de la toma misma, siempre estoy concentrado en cómo mostrar mi propia existencia, mi experiencia de vida o vivencia del momento, y por lo mismo creo que no hay malas fotografías.

Enlaces:

https://www.instagram.com/pablo_santander_r

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879