Gran Mar

+18
View Gallery

Isabel FernĂĄndez

Esta selección es parte de una exhibición de 30 tomas con cåmara estenopeica y película blanco y negro positivadas en Papel Salado, emulsión fotosensible de plata y agua salada. La autora recorrió durante siete años la costa del Pacífico fotografiando diferentes países ribereños.

Soñando lo que el Gran Mar pueda revelarme
Recorro la orilla atrapando la luz en un minĂșsculo agujero perforado en mi cĂĄmara

En los comienzos, habĂ­a que cruzar un conchal para llegar hasta la playa brillante de gruesa arena blanca, tambiĂ©n una pequeña aguada que olĂ­a a musgo y rocas, a plantas resinosas del cerro. Yo tenĂ­a una edad tan breve aĂșn, que recuerdo el filo de las conchas en mis pies y el agua helada, el aroma de la sal caliente, nada sabĂ­a de Changos ni Chinchorros, ni menos que habitaran mi pulso. Sin embargo, el recuerdo vibra intenso en el corazĂłn, la voz interior de la que habla GarcĂ­a-Alix, esa que entre mil pensamientos puja por hacerse escuchar.

La luz era la del sol sobre las conchas, sabĂ­amos que terminaba el invierno cuando comenzaban a brillar entre los huilles que brotaban tiñendo el cerro de azul. La sombra era una casucha oscura que habitaba el centro del conchal. La “Queda” -aunque la temĂ­a- espiar entre sus tablas e imaginar quĂ© ocultaban, me hacĂ­a saltar el corazĂłn.

Ecuador © Isabel Fernåndez

Si me daba hambre comía huiros secos de la playa, sentada sobre las conchas de loco, todos los días comíamos locos, el pollo era demasiado caro. Locos y callampas del cerro que vendían unos niños no mayores que yo. Mi mamå les compraba con total confianza, decía que ellos sabían, que lo habían sabido desde siempre, desde sus ancestros. Los mismos que desde tiempos remotos han construido las Quedas para refugiarse durante los días de pesca lejos de sus clanes. Precarios techos nómades rodeados de conchas, rastros de aquellos que, colecta tras colecta, han vivido ahí algunas noches con sus días.

Hoy, sin embargo, las rodean botellas, pañales, colchones o neumĂĄticos. ÂżQuĂ© fue de ese sol y esa mañana hĂșmeda sobre el conchal? ÂżCuĂĄntas caletas mĂĄs habrĂĄn desaparecido en el transcurso de mi generaciĂłn que naciĂł sin basurales y ahora reina entre ellos?

Estacion Terminal ©Isabel Fernåndez

Registrando la costa atestiguo el cambio: rocas sembradas de desechos industriales y domésticos, la basura me ha ido encontrando 
 ¿Cómo convierto mi viaje en un documento que dé cuenta de este paisaje que hemos construído? ¿Cómo hacerlo visible? ¿Cómo plantear acciones de reparación?

Si al mar le damos basura, con ella dibuja sus cotas la marea. Yo quiero volver a encontrar huiros, flores y conchas en su huella.

PerĂș I ©Isabel FernĂĄndez

Escucho voces antiguas en mis latidos. Como los Camanchacos navegando en sus cueros de lobo, recorro la orilla y me pregunto cómo sería el océano cuando era océana, cómo sería el Pacífico antes del Pacífico y sé que quiero ver limpio otra vez el rostro de Mamacocha.

Matanzas ©Isabel Fernåndez
PerĂș II ©Isabel FernĂĄndez

BiografĂ­a:
Trabajo en Santiago de Chile. Mi obra cruza diferentes medios que involucran papel y matrices, como el grabado, la fotografía y libros de artista, especialmente pequeñas ediciones hechas a mano. He expuesto e impartido talleres en Baja California Sur, México; Miami Ironside, EE UU, Santiago de Chile y Rapa Nui.

Desde el 2012 trabajo en la orilla del OcĂ©ano PacĂ­fico, con cĂĄmara estenopeica 4×5 de gran formato y pelĂ­cula blanco & negro; positivando mis fotografĂ­as sobre papel con emulsiones fotosensibles artesanales, especialmente transferencias de carbĂłn, heliograbado, platino paladio y sales de plata. Abordo lo que me rodea desde la convicciĂłn de que la separaciĂłn no existe, que todo participa de un alma comĂșn que se expresa individualmente con su propia fuerza y vibraciĂłn. Esa expresiĂłn es reforzada en mi obra por medio del trabajo manual: desde su concepciĂłn hasta el plasmado, cada parte del proceso pasa por mis manos. Asimismo, la cĂĄmara estenopeica traduce grĂĄficamente ese pulso, conjurando desde sus prolongados tiempos de exposiciĂłn, el alma de los objetos, los lugares y la mĂ­a propia.

Isabel Fernåndez ©Belén Muguiro

Equipo FotogrĂĄfico:
– CĂĄmara estenopeica 4×5 de gran formato con pelĂ­cula blanco & negro
– FotografĂ­as positivadas sobre papel con emulsiones fotosensibles artesanales, especialmente transferencias de carbĂłn, heliograbado, platino paladio y sales de plata.

Sitio Web:
isabelfernandez.art
https://www.instagram.com/ojosnegros_impress/

Todas las fotografĂ­as publicadas aquĂ­ tienen el Copyright del respectivo fotĂłgrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879