Catalina De la Cruz: El reverso del paisaje

+8
View Gallery

Fotografías: Catalina De la Cruz
Texto: Megumi Andrade Kobayashi

Este proyecto fue presentado por la artista Catalina De la Cruz en The Center for Book Arts en New York entre Julio y Diciembre de 2019. La muestra está compuesta por seis libros de artista y cincuenta fotografías que utilizan la técnica de emulsión fotográfica de goma bicromatada, proceso de fotoquímica del siglo XIX que incorpora pigmentos en su solución fotosensible.

 

 
Recolecta un conjunto de letras con las que, eventualmente, construye una frase. Forma frases que dan lugar a relatos. Escribe, a su manera, el reverso de un posible paisaje americano. En lugar de letras, las unidades m√≠nimas con las que trabaja Catalina De la Cruz pertenecen a un archivo fotogr√°fico en expansi√≥n, una colecci√≥n intuitiva en la cual no importa ¬ęel encuadre, ni el color, ni lo correcto de la imagen¬Ľ. Materia prima imperfecta, punto de partida de una sintaxis en la cual el descontrol y el azar ‚Äďpropios de la resistencia que ofrece la t√©cnica fotoqu√≠mica‚Äď llega a ser tan protag√≥nico como el resultado de las decisiones deliberadas.
 
© Catalina De la Cruz
 
En esta escritura tampoco hay palabras; la inscripci√≥n se realiza por medio de la materia fotogr√°fica de la luz y del soporte fotosensible. Y en lugar de un argumento ‚Äďentendido tradicionalmente como ¬ędestino¬Ľ‚ÄĒ se privilegia la experiencia sensorial, movilizada a partir del di√°logo entre territorios descampados, des√©rticos, aparentemente deshabitados, y diversas modulaciones de lo ausente. Los seis libros fotoqu√≠micos de artista que forman parte de la muestra constituyen posibles aproximaciones a desiertos de Chile y Per√ļ. En el cat√°logo leemos: ¬ęno existe el paisaje como una postal descriptiva e inm√≥vil, sino m√°s bien se construye a partir de diferentes im√°genes fragmentadas¬Ľ.
 
En esta serie, que lleva por título LIBROS DESIERTOS, la ausencia se materializa, a nivel formal, a partir del procedimiento de la sustracción. Nos encontramos, en primer lugar, con páginas caladas cuyos huecos generan una continuidad fracturada al recorrer el libro [LINEAL]. También con imágenes de paisajes a las que literalmente se les ha retirado un trozo, dejando como huella no la ausencia total del soporte sino un hueco blanco, su negativo [FUGA].
 
Finalmente, p√°ginas cuyos bordes generan un corte delantero irregular, como si la guillotina hubiera sido torpe al calcular las distancias [CRUCE]. El fen√≥meno de la ausencia se expresa, tambi√©n, a partir de un procedimiento inverso pero complementario: la fragmentaci√≥n del paisaje ocurre en di√°logo con el silencio de la p√°gina. Como el blanco de Mallarm√©, se trata de un blanco estructural, constitutivo que, en este caso, acompa√Īa impresiones m√≥viles de territorios cuyo referente se ha perdido. Ante este retiro ‚Äďconsecuencia de una imagen borrosa, demasiado esquiva‚Äď la mirada se aguza. Nuestra atenci√≥n se fija en objetos o estructuras que interrumpen el horizonte; rejas, senderos, postes. En el documental que acompa√Īa la exposici√≥n, Catalina afirma: ¬ęEn mi trabajo la fotograf√≠a est√° muy vinculada al entorno, a los territorios, a los espacios por los que transito. Usualmente son espacios que est√°n en un choque entre lo humano y lo natural, o una huella que rompe el r√©gimen natural de un lugar¬Ľ .
 
© Catalina De la Cruz
Cinco repisas flotantes sostienen, cada una, un libro abierto. Cada libro genera una narraci√≥n, recorridos espacio-temporales de im√°genes encadenadas, que han sido pensadas para articularse entre s√≠. La propuesta de la artista consiste en que la interacci√≥n del lector/espectador, que propone su propio ritmo y direccionalidad, d√© pie a una experiencia de car√°cter inmersiva. Sobre los cinco libros, treinta y dos fotograf√≠as ocupan la parte superior de la pared. Ordenadas verticalmente en grupos de dos o de a tres, solo una ‚Äďla primera de izquierda a derecha‚Äď permanece sola. Frente a este conjunto, otras doce se ubican en la pared opuesta en una cuadr√≠cula de tres por cuatro. Seg√ļn Catalina, esta serie, titulada SILENCIO, ¬ęse conforma a partir de tomas fotogr√°ficas realizadas en diferentes lugares, ciudades y pa√≠ses de Am√©rica, donde he experimentado un momento de quietud y observaci√≥n¬Ľ. En t√©rminos de montaje, las fotograf√≠as se encuentran levemente despegadas de la pared. Este distanciamiento genera la aparici√≥n de sombras ‚Äďla sombra de la imagen‚Äď , y con esto se destaca la presencia del gran protagonista de la muestra; la luz.
 
Un efecto similar, pero m√°s complejo en t√©rminos de capas y proyecciones, se produce con las sombras de las repisas flotantes y, especialmente, a prop√≥sito de LINEAL, un libro en formato leporello que se encuentra desplegado sobre una especie de altar que cruza el espacio de la galer√≠a de un extremo a otro. En este caso, las sombras se disparan en m√ļltiples direcciones: hacia la pared m√°s cercana, en la superficie que lo sostiene y aloja, y a lo largo de sus p√°ginas. Debido a que varias de ellas contienen calados horizontales que enfatizan la continuidad del paisaje (pero tambi√©n su fractura), el juego de luces y sombras de pronto adquiere densidad. En LINEAL el reverso del paisaje se vuelve literal; mientras una cara del acorde√≥n contiene un espacio des√©rtico que se expande y desarrolla horizontalmente, el otro permanece libre de inscripci√≥n. Un reverso sin marcas duraderas pero no por eso menos importantes; al contrario, su blancura oficia de fondo perfecto para la tensi√≥n entre luces y sombras, una graf√≠a literalmente hecha de luz. Se trata, eso s√≠, de una escritura provisional y siempre cambiante, en movimiento, sujeta a las condiciones lum√≠nicas y espaciales en que se exhiba el libro. LINEAL hubiera fascinado a un desconfiado del lenguaje como Henri Michaux, quien en Frente a los cerrojos (1954) afirma: ¬ęSignos / no de techo, de t√ļnica o de palacio / no de archivos y de diccionario del saber / pero de torsi√≥n, de violencia, de atropello / pero de apetencia cin√©tica¬Ľ. Las fotograf√≠as de SILENCIO se curvan levemente hacia delante o hacia atr√°s, generando con esto un efecto org√°nico que se vincula con el descontrol de una materia que ‚Äďseg√ļn la artista‚Äď conserva cierta autonom√≠a. ¬ęLa fotograf√≠a qu√≠mica tiene una versatilidad que me permite manipularla, estirarla. Hay una serie de resistencias por las que vas pasando para ir guiando esa imagen a donde t√ļ quieres que termine, pero el material va haciendo su trabajo¬Ľ. Esta condici√≥n de desplazamiento, de movilidad, se acent√ļa si pensamos esta serie en relaci√≥n al Atlas Mnemosyne de Aby Warburg.
 
Como los paneles del historiador del arte, los de Catalina De la Cruz son una cartograf√≠a abierta de l√≠mites difusos, redes de relaciones que, de manera siempre provisoria, reflexionan acerca de la imagen. Como lleg√≥ a afirmar el propio Warburg: ¬ęSe trata de una m√°quina para pensar las im√°genes, un artefacto dise√Īado para hacer saltar correspondencias, para evocar analog√≠as¬Ľ. En lugar de pinturas renacentistas, fotograf√≠as de frisos medievales, esculturas griegas o coreograf√≠as de danza moderna, los registros de SILENCIO privilegian lo anodino, lo insignificante. La huella de un zapato, un conjunto de pinos, escombros de concreto, senderos de tierra, planos, torres de alta tensi√≥n, una casa hechiza sobre un risco. Elementos m√≠nimos que, en algunos casos, dan un paso m√°s all√° hasta asomarse a la abstracci√≥n. ¬ŅBaldosas viejas? ¬ŅUna planta seca aplastada por la arena? ¬ŅLa sombra de alguien que pasa? ¬ŅUn cable de fierro sobre la nieve? ¬ŅLa nieve? As√≠, por momentos, la pregunta se instala en la mirada; en lo que la hace posible pero tambi√©n en lo que la fractura. Junto con el reverso vac√≠o de LINEAL, estas fotograf√≠as expanden la escritura de Catalina De la Cruz hacia el reverso no solo del paisaje, sino que de la imagen, de la mirada, del mirar.

 


Acerca de la autora:

Mag√≠ster en Artes Visuales. Ha realizado exposiciones individuales, bipersonales y colectivas en Chile en el Museo Nacional de Bellas Artes, Museo de Arte Contempor√°neo, Galer√≠a Espora, Pinacoteca de Concepci√≥n y Centro Cultural Palacio la Moneda, entre otros, adem√°s de exhibiciones, presentaciones y talleres en Espa√Īa, Per√ļ, Brasil y Estados Unidos. Sus obras se encuentran en colecciones privadas en Chile, Francia y Estados Unidos, donde adem√°s se encuentran dos libros fotoqu√≠micos de artista, en la New York Public Library. Ha sido becaria por el Fondo Nacional de Arte y ha colaborado con el Centro de La Imagen en Lima, Per√ļ y el Festival Internacional de Fotograf√≠a de Valpara√≠so, Chile. Desde hace 13 a√Īos dirige su propio espacio de investigaci√≥n fotoqu√≠mica en Santiago, Chile, donde se imparten talleres de producci√≥n de obra en procesos fotoqu√≠micos del S.XIX, desde un enfoque contempor√°neo. TEF. El 2016 crea el proyecto y Taller Libro Fotoqu√≠mico, formato editorial in√©dito a partir de t√©cnicas precursoras de la Fotograf√≠a.

Links:

www.instagram.com/catalinadelacruz.cdlc

www.catalinadelacruz.cl

 

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879