Sicarios: violencia y muerte en América Latina

+12
View Gallery

Javier Arcenillas

En plena ruta hacia el norte de la droga y la trata de personas, Centroamérica es la nueva zona de guerra para el crimen organizado. Algunos pistoleros llegan del ejército y la policía; otros, de la pobreza y la desigualdad que sufre el continente.

El temido oficio de sicario tiene una alta demanda en ciertas regiones de Latinoamérica.

A pesar de que sus ingresos son variables, el sicariato en Guatemala, El Salvador, Honduras y M√©xico est√° reclutando a innumerables j√≥venes, incluso menores de edad, que son seducidos por la facilidad de ganarse un dinero que les ofrezca respeto y temor. En su proceso de formaci√≥n asesina los j√≥venes provenientes de los estratos m√°s consumidos de la sociedad empiezan matando perros y animales de compa√Ī√≠a para soltarse todos sus nervios.

 

En la profesionalizaci√≥n de la materia para ‚Äúgraduarse‚ÄĚ los sicarios aleccionados en la escuela de las zonas m√°s complejas y desamparadas de las capitales latinas, han de asesinar a una persona con la condici√≥n de que la situaci√≥n implique riesgo. Un ejemplo de la s√°tira en el Sicariato se demuestra en otra de sus pruebas. Una vez que ha dado muerte a su objetivo el asesino tiene que asistir al entierro de la v√≠ctima para constatar que nadie lo mir√≥ cometiendo el crimen. Cumplido con eso el sujeto se convierte en un sicario profesional.

© Javier Arcenillas

En la actualidad, en las zonas m√°s afectadas estos j√≥venes asesinos sin escr√ļpulos se ganan ese respeto intimidando a conductores de bus y al peque√Īo comercio donde su lenguaje de muerte es o√≠do desde cualquier cuadra de las ciudades m√°s grandes. Mientras los sicarios m√°s experimentados venden su tiempo y profesionalidad a los m√°s famosos grupos de narcotraficantes colombianos o mexicanos en permanente guerra abierta por el control de las fronteras para su tr√°fico de drogas o inmigraci√≥n ilegal.

En los √ļltimos a√Īos se han producido cerca de 21.000 asesinatos en manos de sicarios en Am√©rica Latina. Ajustes de cuentas, narcotr√°fico, inmigraci√≥n o drogas son las empresas donde los servicios especializados del terror ofrecen sus pistolas, nervios y vidas, ya que la edad media de un joven sicario de las zonas m√°s excluidas no suele pasar de los 27 a√Īos.

© Javier Arcenillas

Desafío Personal

Llevo documentando la violencia ya diez a√Īos donde he visto de todo. Empec√© el proyecto ‚ÄúSicarios‚ÄĚ mientras me encontraba trabajando en un modesto diario, ‚ÄúEl peri√≥dico de Guatemala‚ÄĚ, en el cual pude incorporarme gracias a varios amigos fot√≥grafos que dirig√≠an la secci√≥n gr√°fica. En la din√°mica del diario se contaba con la realizaci√≥n de diversos temas, Pol√≠tica, Sociedad, Vida Diaria y Sucesos. Sin ser un diario de tirada amarillista pude ver como eran asesinadas decenas de personas semanalmente. Esto era algo que me contrariaba pues no sab√≠a exactamente muchos de los motivos que implicaban esa violencia. En un arrebato de l√≥gica period√≠stica y consultando con la direcci√≥n del medio y con mis compa√Īeros decid√≠ realizar temas de investigaci√≥n sobre varios asesinatos producidos por Sicariato. Todo ello me llev√≥ a conocer un mundo de violencia y muerte que jam√°s hubiese pensado que se desarrollar√≠a de tal forma y mucho menos ante mi c√°mara.

© Javier Arcenillas

El primer contacto con uno de ellos se produjo casi tres meses despu√©s de empezar a realizar mis primeras notas rojas (la nota roja es una informaci√≥n donde hay un puerto con violencia). Gracias a uno de mis fixers que trabajaba con el peri√≥dico me puso en contacto con un grupo de Sicarios que viv√≠an en las proximidades de la zona 5 de Guatemala Ciudad. Lo que me encontr√© fueron j√≥venes y adolescentes con armas que accedieron a hablar conmigo junto a unas pizzas y una botella de tequila. Con algo tan simple estuve semanas document√°ndoles y conoci√©ndoles. Gracias a ellos y a otros compa√Īeros de profesi√≥n que me presentaron en los a√Īos venideros a varios escalafones en la cadena de asesinos profesionales, desde soldados que trabajan en c√°rteles a instructores de cuerpos de seguridad que matan, desde exmilitares a simples chacales.

© Javier Arcenillas

Contar la historia de los Sicarios me marc√≥ bastante, es dif√≠cil de explicar. Estamos hablando de asesinos profesionales, personajes que reconocen ‚Äúabiertamente‚ÄĚ que su cometido en la sociedad es quitar la vida de una persona. En una conversaci√≥n, uno de ellos me habl√≥ sobre los verdaderos responsables de cada muerte, me dijo textualmente: ‚Äú¬°T√ļ crees que yo soy el asesino pero eso no es verdad, yo s√≥lo soy la herramienta, el ‚Äúpendejo‚ÄĚ que me paga es el verdadero asesino!‚ÄĚ Esa afirmaci√≥n tan plat√≥nica me hizo pensar mucho en mi trabajo y en c√≥mo lo estaba contando, me hizo reflexionar de una manera menos fr√≠vola todo aquello que estaba fotografiando en ese momento. Me di cuenta que estos asesinos son el producto de una sociedad atormentada y compleja que necesita mucha ayuda para salir de su propia oscuridad.

© Javier Arcenillas

 


Acerca del Autor:

Fotógrafo y editor, Javier Arcenillas es Licenciado en Psicología Evolutiva por la Universidad Complutense. Estudió Cine en la escuela de cine de Madrid, titulándose en Cinematografía y Realización; y fotografía con Fernando Herráez y Manuel Sonseca.

Su fotografía pertenece a la corriente del Documentalismo Emocional donde explora la Psico-Sociologia en los conceptos de Verdad y Relatividad. Trabaja colaborando en sus inicios para Marca y periódicos locales.

Form√≥ parte de la plantilla en la segunda √©poca de Diario 16 y fue integrante de la desaparecida agencia COVER. Publica de forma peri√≥dica con El Pa√≠s y El Mundo, El Peri√≥dico de Guatemala, Gatopardo, CNN o L¬īexpresso. Desde el a√Īo 94 trabaja como fot√≥grafo del Ayuntamiento de Alcobendas. Actualmente es profesor titular de Paisaje Contempor√°neo, Arquitectura y fotograf√≠a documental de la escuela PICA.

Equipo Utilizado:

C√°mara: Canon EOS 5D Mark II

Sitios Web:

javierarcenillas.com

instagram.com/javierarcenillas

facebook.com/arcenillas

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879