Ojos Inyectados de Sangre: El Making Of de la serie Este Mundo Vacío

+22
View Gallery

Nick Brandt

Lo dije repetida y enfáticamente: solo fotografiaré en blanco y negro. Solo fotografiaré en película.

Y luego llegó el día en que se me ocurrió el concepto de esta serie. Y mis creencias de larga data fueron borradas por tanto polvo africano.

Imaginé las fotografías de noche, con los colores antinaturales, a menudo chillones y enfermizos del mundo humano moderno. Eso fue todo. Tendría que trabajar en color por primera vez. No había más remedio. Además, si iba a fotografiar en color, quería hacerlo sin miedo, usar los colores de la manera más expresiva posible. En cuanto al cambio de película a digital, dado lo que técnicamente iba a implicar, no había otra opción al respecto. No sólo nunca antes había fotografiado en color, sino que tampoco había tomado fotografías digitales, nunca había usado luces o flashes, ni siquiera había fotografiado de noche. Estaba emocionado y asustado al mismo tiempo. Lo cual, creo, es un buen estado cuando nos lanzamos a cualquier proyecto nuevo. Sal de tu zona de confort y sumérgete de cabeza.

Aquí Vamos de Nuevo

Dondequiera que me encuentre actualmente en el mundo mientras lees esto, debes saber que estoy gimiendo de exasperación. Porque con absoluta inevitabilidad, la mayoría de las personas que ven estas fotos asumen que fotografié a los animales y luego los coloqué, con Photoshop, en fotos que había tomado en otros lugares.

TEW Behind the Scenes Contruction Set. © Nick Brandt

En realidad, todos los elementos, desde la construcción del puente hasta la estación de servicio e incluso el bosque, ¡se construyeron para las fotos!

Puedes preguntar por qué diablos elegiría construir estos sets, en lugar de simplemente fotografiar a los animales en un lugar y relacionarlos con un escenario preexistente en otro lugar.

Fotografiar, tanto como sea posible, la realidad de lo que está frente a uno es siempre el mejor enfoque. Hay algunas razones técnicas obvias: los diferentes elementos se integran orgánicamente. Naturalmente, se alinean en términos de combinación de iluminación y distancia focal. Pero también encuentro que este enfoque ayuda a producir un resultado final superior emocionalmente. Cuando tienes tantos elementos físicos como puedas frente a ti, nuevas ideas, incidentes inesperados en los que nunca habrías pensado, se revelan al fotografiar.

TEW Behind the Scenes Petrol Station. © Nick Brandt

La mayor amenaza para el mundo natural es la invasi√≥n de las √°reas silvestres naturales restantes por parte de los humanos y su desarrollo fuera de control, los animales son exterminados en n√ļmero r√°pidamente decreciente de lugares donde pueden vivir. Lo que ves en estas fotos es m√°s o menos lo que ha sucedido, est√° sucediendo y continuar√° sucediendo en la mayor parte de √Āfrica en un n√ļmero espantosamente corto de a√Īos.

Entonces, mi plan para la serie era fotografiar animales en los lugares donde todavía se aferran a una existencia, y luego, con la cámara bloqueada exactamente en la misma posición, construir escenarios relacionados con esta invasión humana, para rodear a los animales ahora atrapados allí.

Los decorados, y la iluminaci√≥n que los acompa√Īa, se dise√Īaron antes de fotografiar a los animales en esos lugares. As√≠, cuando, por ejemplo, se fotografi√≥ un elefante en la trinchera frente a la nueva estaci√≥n de servicio, se ilumin√≥ con una iluminaci√≥n que coincidir√≠a con la estaci√≥n de servicio a√ļn por construir: las luces fluorescentes en el techo de la estaci√≥n de servicio, los faros y luces traseras rojas de los veh√≠culos circundantes.

TEW Behind the Scenes Various Nights. © Nick Brandt

Multiplicación

Siempre supe que los animales salvajes tardar√≠an mucho en acostumbrarse a los nuevos objetos del paisaje y, sobre todo, a que las luces se dispararan a medida que los animales se acercaban a la c√°mara. As√≠ que fotografiar un set / lugar a la vez no era una opci√≥n. En ese escenario, mi equipo y yo estar√≠amos atrapados all√≠ durante a√Īos.

La soluci√≥n: tendr√≠a que planificar, comprar y construir todo en m√ļltiplos, 10 juegos funcionando simult√°neamente en diferentes ubicaciones. Siguieron meses de investigaci√≥n t√©cnica, preparaci√≥n y pruebas, y la enormidad de la empresa se hizo m√°s evidente d√≠a a d√≠a.

Las cámaras, diez de ellas, tenían que fotografiar fotogramas lo más rápido posible para crear un panorama instantáneo, de modo que, al igual que en mi serie Inherit the Dust, las impresiones finales se verían excelentes ampliadas hasta más de 3 metros de longitud.

Cada conjunto requer√≠a m√ļltiples soportes y torres de andamios con flashes. Ya sea por la llamativa luz que irradia desde el interior de un autob√ļs, el resplandor naranja de sodio de una hilera de farolas o el destello de las luces de construcci√≥n, la iluminaci√≥n que lo acompa√Īa siempre se planific√≥ cuidadosamente para que coincidiera con lo que vendr√≠a despu√©s en el mismo lugar exacto. 

TEW Behind the Scenes River Bed. © Nick Brandt

Sabía que el equipo tenía que durar varios meses en terreno. Incluso con el uso de flashes, los requisitos de energía para la iluminación eran enormes. Todo en cada ubicación tenía que funcionar con baterías de automóviles de alta resistencia que a su vez se cargaban mediante bancos de paneles solares en torres de andamios.

A su vez, esto significaba que todos los cables eléctricos tenían que ir bajo tierra, a veces recorriendo grandes distancias en tuberías de acero, para asegurarse de que las siempre curiosas hienas no mordieran los cables. Mientras tanto, en la superficie, con los meses de exposición al polvo y potencialmente a la lluvia, los cientos de luces de flash tuvieron que sellarse con sus dispositivos electrónicos en contenedores de plástico.

Se tuvieron que enrollar cinturones de clavos alrededor de cada pieza del equipo para disuadir a los animales de mover las luces. Las cajas de las cámaras tenían que colocarse dentro de grandes jaulas con puntas de clavos soldados para que fueran a prueba de elefantes (a los elefantes les encanta empujar cosas). No se trataba sólo de que las cámaras no fueran destruidas: era que la posición exacta de la cámara era fundamental, con las tomas alineadas con precisión milimétrica, de modo que permaneciera fija en su lugar durante las dos etapas de rodaje con semanas o incluso meses de diferencia.

Charcoal Burning with Zebras © Nick Brandt

Se tuvieron que instalar antenas de IntRAnet (no de Internet) en cada ubicación, de modo que pudiéramos verificar el progreso de cada cámara desde una distancia de hasta 12 km de nuestro campamento base, y poder ajustar de forma remota la apertura y la velocidad del obturador.

Hubo que cavar pozos de agua en todos los lugares, la √ļnica forma de alentar a los animales a acercarse a las c√°maras. Pero dado que los elefantes sedientos pod√≠an drenar un pozo de agua en cuesti√≥n de minutos, estos ten√≠an que rellenarse autom√°ticamente, a trav√©s de una elaborada tuber√≠a subterr√°nea, desde tanques de agua de 5.000 litros colocados a cierta distancia.

Se tuvieron que conectar varios sensores de movimiento a las c√°maras y colocarlos de modo que, si entraba un animal, activaran el obturador. Nunca antes hab√≠a usado sensores de movimiento para tomar fotos, lo que inevitablemente me lleva a este par√©ntesis irritado…

Bus Station with Elephant Red Bus. © Nick Brandt

En los √ļltimos a√Īos que fotografi√© animales en √Āfrica en estado salvaje, pasaba semanas acerc√°ndome a individuos espec√≠ficos que atra√≠an mi inter√©s, permiti√©ndoles gradualmente sentirse c√≥modos en mi presencia, esperando que se presentaran para sus retratos.

Pero para mi gran irritación, siempre hubo personas que pensaron que sólo usaba trampas de cámara o cámaras remotas para lograr estas fotos. Ahora aquí estaba yo, aunque por necesidad técnica y práctica, usando lo mismo de lo que me burlaba de la gente por acusarme de usar, para capturar un elemento clave de la imagen final. ¡Qué ironía!

Ubicaci√≥n, Ubicaci√≥n…

El área en la que elegí fotografiar fue un terreno propiedad de los Maasai. Cerca del Parque Nacional Amboseli, es una tierra sin status de reservación, ya ocupada por la población local. Para su crédito, dado su nivel de pobreza, viven junto a los animales y sobre todo, los toleran, algo que lamentablemente es cada vez más raro en el siglo XXI.

Despu√©s de una b√ļsqueda exhaustiva de posibles ubicaciones para cada conjunto se eligieron las primeras diez ubicaciones, ya sea por su entorno o porque parec√≠an un lugar probable para que los animales lo frecuentaran.

River of People with Elephants. © Nick Brandt

Andrew, mi fenomenal ¬ęasistente de fotograf√≠a¬Ľ (un t√≠tulo completamente inadecuado para abarcar todo lo que hizo), y Jamie, mi segundo ¬ęasistente de fotograf√≠a¬Ľ, pasaron largas y minuciosas horas en terreno con sus propios asistentes preparando todo. Con todos los elementos involucrados, preparar cada set les llevar√≠a unos d√≠as. Nos apresuramos lo m√°s que pudimos para dar la m√°xima cantidad de tiempo para que los animales se aclimataran a todo.

Esperando

(Toma 1: Me equivoco)

Y luego esperamos. Y esperamos. Pasaron los días. Pasaron semanas y más semanas.

En toda la gama de ubicaciones, casi ning√ļn animal de importancia apareci√≥ en la c√°mara. A trav√©s de trampas de c√°mara oculta en los alrededores vimos lo cerca que se aproximaron sin llegar a entrar. Puercoespines, gatos servales, la hiena ocasional, entraron, pero ni un solo elefante, le√≥n, jirafa, cebra…

Uno de los problemas m√°s serios es que la tierra donde est√°bamos fotografiando es tierra de ranchos comunitarios, ocupada por humanos. Algunos de los lugares estaban a s√≥lo unos cientos de metros de un pueblo o de una carretera con camiones y motocicletas que pasaban. Y todos los d√≠as, miles de cabezas de ganado, principalmente vacas y cabras, eran conducidas por pastores por las llanuras secas y polvorientas en busca de pasto. Les pedimos a los pastores que se mantuvieran alejados de las c√°maras, lo que hicieron obedientemente, pero a√ļn era una tarea dif√≠cil esperar que los animales salvajes pasaran por donde estaban las c√°maras durante el d√≠a.

A esta altura hab√≠an pasado dos meses. Con una sensaci√≥n de n√°useas, me di cuenta de que, en muchos casos, hab√≠a elegido espacios por donde pasaban los animales en su camino hacia y desde alg√ļn lugar, con la esperanza de que pasaran a beber, en vez de un lugar donde realmente viv√≠an. Pero estos lugares con nuestros peque√Īos pozos de agua estaban a s√≥lo unos pocos kil√≥metros de un pantano gigante permanente con cantidades ilimitadas de agua. Hab√≠a sido demasiado optimista en mi lectura del comportamiento animal.

Carrera Contra la Lluvia

Ahora era julio. Estábamos a dos meses de la llegada de las lluvias estacionales. Una vez que llegaran esas lluvias, se acabaría el juego. Tan grande es la erosión del suelo por el pastoreo excesivo en esta parte del ecosistema que una sola lluvia corta sería suficiente para detener la producción. Las vastas extensiones de suelo polvoriento se transformarían casi instantáneamente en un lodazal de barro espeso, atrapando a cualquiera lo suficientemente tonto como para intentar conducir su vehículo por ahi.

Charcoal Burning with Giraffe Worker. © Nick Brandt

Para complicar m√°s las cosas, el terreno en la segunda etapa de rodaje, con sets completos y elenco, ten√≠a que coincidir exactamente con el terreno seco de la primera etapa con los animales, de modo que todo en las tomas se mezclara perfectamente. Un desajuste de seco y h√ļmedo, y todo el concepto se ir√≠a abajo.

Est√°bamos en una carrera contrarreloj.

Toma 2

Uno por uno, tan rápido como el equipo podía trabajar, ocho de las diez configuraciones que no estaban dando resultados fueron desmanteladas y la tierra volvió a ser como estaba. Los decorados embrionarios, los pozos de agua, las elaboradas instalaciones de iluminación, los paneles solares, la intranet, toda la maldita porquería, tenía que volver a construirse en ubicaciones nuevas y, con suerte, más productivas.

Efectivamente, est√°bamos comenzando de nuevo desde cero. Ahora un nuevo grupo de animales tendr√≠a que acostumbrarse a todas estas cosas nuevas y extra√Īas creadas por el hombre en el paisaje. Pero la estaci√≥n seca ya estaba completamente asentada. Quiz√°s nuestros pozos de agua finalmente se volver√≠an atractivos.

Una ma√Īana en el campamento descargamos las fotos nocturnas de una de las c√°maras. Y ale-recontra-luya. Finalmente. Los elefantes all√≠ en el marco, en el set. Muchos de ellos. Una profunda oleada de alivio. Quiz√°s el concepto iba a funcionar despu√©s de todo.

Ahora, otras c√°maras en las nuevas ubicaciones comenzaron a producir resultados. Fue asombroso ver lo peque√Īo que ten√≠a que ser un pozo de agua. Cuando los animales activaron los sensores de movimiento y se activ√≥ un aluvi√≥n de luces, la mayor√≠a de los animales, especialmente los elefantes, simplemente lo tomaron con calma.

De hecho, una vez que los elefantes encontraron un pozo de agua, a veces siguiendo largos senderos de agua al anochecer que habíamos creado para ellos con nuestro camión cisterna, en realidad no había forma de detenerlos.

The Gathering. © Nick Brandt

En la primera ma√Īana de una nueva ubicaci√≥n, una madre elefante y su beb√© en ‚ÄėConstrucci√≥n de Puente con Elefantes y Excavadora‚Äô caminaron sobre las huellas frescas de los neum√°ticos de la excavadora impresas en la tierra justo frente a la c√°mara. Bingo.

De hecho, varios bingos. Los elefantes bajaban ahora todas las noches a las profundas trincheras que habíamos cavado. Claramente, los animales habían tardado en sentirse lo suficientemente cómodos para descender. Como siempre con todo lo que tiene que ver con los animales, la paciencia era clave. Estas imágenes de los animales en las trincheras fueron fundamentales para el proyecto, imágenes que parecían estar siendo tragadas por la tierra, o en una tumba temprana, mientras la invasión del hombre, acelerándose, se cernía sobre ellos.

Sin embargo, el repentino cambio de fortuna no fue universal. En otras ubicaciones todavía no aparecía casi nada.

La primera ubicaci√≥n que establecimos en mayo fue en el lecho de un r√≠o seco. Cinco largos meses de hienas y gallinas de Guinea pero poco m√°s. Estaba dispuesto a rendirme. Luego, s√≥lo dos noches antes de que se apagara la iluminaci√≥n, de la nada, apareci√≥ el primer elefante en ambos √°ngulos de c√°mara. Una elefante hembra con largos y hermosos colmillos, que lleva a su cr√≠a por el lecho del r√≠o hasta nuestro pozo de agua. Este fue ‚ÄėLecho de R√≠o con Elefantes‚Äô y ‚ÄėLecho de R√≠o con Elefantes y Edificio‚Äô.

Tambi√©n en las primeras semanas, hab√≠amos construido un bosque de √°rboles espinosos muertos que silbaban, provenientes de un lugar a tres horas en auto. Los √°rboles se ¬ęplantaron¬Ľ cuidadosamente a c√°mara, de modo que ninguno se superpusiera con otro. La esperanza era que los elefantes caminaran por un pasillo de espacio abierto entre ellos.

Esperamos cinco meses. Una noche, entr√≥ una gacela (‚ÄėEspinos silbantes con Gacela‚Äô) una figura solitaria en un mundo desolado, pero ¬Ņelefantes? No. Nunca sucedi√≥. Casi. Pero no del todo. El set estaba demasiado cerca del pantano a dos kil√≥metros de distancia, demasiado cerca de la carretera, demasiado cerca para que los elefantes consideraran caminar por el corredor de √°rboles para tomar un sorbo de agua de pozo.

Bridge Construction with Giraffe. © Nick Brandt

Al final, construimos otro bosque de espinos silbantes muertos. Esta vez en una presa seca cerca de uno de nuestros abrevaderos con la que los elefantes se habían familiarizado. Al final resultó demasiado familiar. La primera noche, parecieron disfrutar mucho derribando casi todos los árboles. Creo que me lo tomé con sorprendente buen humor, considerando todo…

Dejando Partir a tus Bebés

En el pasado, tomando retratos de animales en la naturaleza, siempre buscaba la fotografía que parecía como si el animal estuviera posando para su retrato en un estudio, como si estuviera tomando un retrato de un humano (para mí nunca ha habido diferencia alguna).

Con este proyecto tuve que descartar resueltamente toda esa est√©tica, esa forma de pensar. Tuve que rechazar las im√°genes de los animales en hermosas poses ¬ęnobles¬Ľ que normalmente me hubieran encantado. Dentro del contexto de este concepto, tales im√°genes habr√≠an sido emocional y est√©ticamente incorrectas. B√°sicamente tuve que rechazar lo que se consideraba convencionalmente bueno.

Por el contrario, los animales en este cuerpo de trabajo tenían que parecer (aunque en realidad no lo estaban) bajo amenaza, atrapados, ansiosos, inmóviles, en el mejor de los casos melancólicos.

Comienza la Construcción

Finalmente, lleg√≥ el momento en que realmente tuve que empezar a fotografiar la segunda etapa: los principales sets de invasi√≥n humana y sus ocupantes humanos. Fue una decisi√≥n dif√≠cil cu√°ndo dar el visto bueno. ¬ŅQu√© pasa si contin√ļo con la primera etapa de rodaje s√≥lo una noche m√°s? ¬ŅConseguir√≠a finalmente ese leopardo o un guepardo? Pero ahora era mediados de agosto con s√≥lo dos meses para las lluvias esperadas. No pod√≠a arriesgarme.

Y as√≠ comenz√≥ la construcci√≥n de los decorados principales, todos incre√≠blemente dif√≠ciles dados los lugares remotos y polvorientos. Naia, mi maravillosa directora de arte espa√Īola apasionadamente comprometida que hab√≠a trabajado en Inherit the Dust, comenz√≥, con su gran equipo del departamento de arte de Nairobi, a construir los decorados en un tiempo r√©cord.

River of People with Blind Elephant. © Nick Brandt

La gasolinera fue la primera en subir. En cuesti√≥n de d√≠as, estaba terminada. El equipo de iluminaci√≥n lleg√≥ de Nairobi. Se quitaron las m√ļltiples unidades de flash utilizadas para iluminar a los animales y, en su lugar exacto, se encendieron las luces de la pel√≠cula.

Y así, con la cuenta regresiva para las lluvias acercándose rápidamente, comenzamos a entrar a …

Un Tipo Especial de Infierno

(no recomendado para salud mental general)

Dos meses seguidos de rodaje nocturno en implacables tormentas de polvo.

Esta no es una actividad que recomendar√≠a a largo plazo. Brutal para el equipo humano y brutal para aquellos como yo, que incluso si se estrellan contra la cama a las 4 de la ma√Īana, todav√≠a se despiertan atontados unas horas m√°s tarde. Repita, noche tras noche, durante dos meses. Los niveles de concentraci√≥n y energ√≠a caen precipitadamente, mientras que el mal humor aumenta de manera exponencial. Pero con las lluvias pendientes y el gran costo de mantener a la tripulaci√≥n en el campamento, trabajando o no, no hab√≠a otra opci√≥n.

El rodaje de cada noche fue en sí mismo un desafío especial, debido a las grandes olas de polvo que se abrían paso con una regularidad sombría, e invariablemente en la dirección del lente y nuestros globos oculares inyectados en sangre.

A veces, sólo lograba disparar unos pocos fotogramas antes de que el lente de la cámara estuviera nuevamente cubierto de polvo.

Mi método de trabajo elegido hizo que estas noches fueran más largas y, por lo tanto, peores.

Deliberadamente, sólo planificaría de antemano la puesta en escena de los extras. Descubrí que si establecía las posiciones y acciones de todos con demasiada precisión, la gente se vería demasiado rígida y toda la escena demasiado forzada. Siempre funcionó mejor colocar a las personas en posiciones aproximadas, y dejar que hablaran entre ellas, se sintieran cómodas o se aburrieran a medida que avanzaba la noche, pero que no se dieran cuenta de cuándo las estaba fotografiando.

Inicialmente, las personas destacadas eran todas de pueblos y asentamientos cercanos. Pero quería una representación más diversa de africanos. El punto principal del concepto es que muchas personas son víctimas de la devastación ambiental como los animales, y con frecuencia viven vidas sobre las que no tienen control. Entonces comencé a traer más gente de Kibera, una zona pobre de Nairobi. Viniendo de una mezcla de tribus de todo Kenia, dieron a las fotos más de la variedad que necesitaba.

Naia y su departamento de arte ahora comenzaron a construir un set tras otro en rápida sucesión, a veces dos de forma simultánea. Sorprendentemente, lograron que el conjunto de construcción del puente se erigiera en menos de una semana.

En medio de todo el gasto estresante de decorados elaborados, luces y todo lo dem√°s para crear estas fotos, en el d√≠a tranquilo muy ocasional en la producci√≥n, sal√≠a con Kamete, mi asistente de Kenia, para fotografiar familias de elefantes mientras se mov√≠an por las llanuras para ir a beber en el pantano. Mi c√°mara registrar√≠a las coordenadas GPS de cada foto, para que luego pudi√©ramos volver al lugar donde se tom√≥ una foto y encontrar el lugar exacto alineando los arbustos y el horizonte. Luego trajimos a algunas de las personas locales cuyos rostros m√°s me interesaban. De pie a un lado de donde hab√≠an estado los elefantes, un eco de emociones, en contraste con las otras fotos, fue simple e indoloro de ejecutar. (‚ÄėElefante y familia humana‚Äô; ‚ÄėR√≠o de Personas con Elefantes en el D√≠a‚Äô).

Y luego vinieron las lluvias

Hab√≠a estado llevando a nuestro grupo al l√≠mite. Llev√°bamos meses trabajando, muchas horas, pocos d√≠as libres. Sab√≠a que cuando llegaran esas lluvias, todo habr√≠a terminado. Y chico, era cierto…

Petrol Station with Elephant Kis. © Nick Brandt

En la √ļltima noche de rodaje en el lugar, cuando est√°bamos filmando los fotogramas finales alrededor de las 2 de la madrugada, empezaron a caer grandes gotas de lluvia que explotaban en el suelo en forma de nube de polvo.

A la ma√Īana siguiente, la lluvia cay√≥ con fuerza. Efectivamente, todo se cerr√≥ de inmediato. Nadie pod√≠a moverse. El campamento y los decorados se inundaron casi instant√°neamente. Era definitivamente el final.

Sin embargo, el rodaje no había terminado. No había podido conseguir ninguna foto de leopardo o guepardo. Realmente necesitaba rinocerontes, especialmente dado su estado de peligro crítico de extinción (debido a la implacable caza furtiva de sus cuernos, todo debido a la creencia errónea entre algunos ancianos en el Lejano Oriente de que ayudaría con sus fallidas erecciones).

Sin embargo, dado que los rinocerontes ahora s√≥lo habitan √°reas con un nivel de seguridad extremadamente alto, s√≥lo me dieron permiso para fotografiarlos en presencia de sus guardabosques, en una reserva privada en el norte de Kenia. Esto estuvo bien para m√≠, ya que termin√© fotografiando a dos rinocerontes maravillosos, uno ciego, un ni√Īo de 10 a√Īos llamado Alfie, el otro un adorable hu√©rfano de 2 a√Īos, con elementos colocados alrededor de ellos.

Al final, por razones prácticas, para seis de las 45 tomas de la serie, tuvimos que volver después de las lluvias y disparar en dos lugares diferentes a donde se habían fotografiado los animales, y hacer coincidir las ubicaciones. Pero para la gran mayoría de imágenes de esta serie, los animales, los escenarios y las personas se tomaron desde el mismo y preciso lugar.

Reciclado

Teniendo en cuenta que se trataba de un proyecto de fotograf√≠a medioambiental era a√ļn m√°s esencial que hici√©ramos todo lo posible para minimizar nuestro impacto en la tierra.

Los materiales de cada conjunto se reciclaron para construir el siguiente decorado, luego el siguiente, y así sucesivamente. Naia fue ingeniosa en cómo pudo reutilizar cosas que ya teníamos. Por ejemplo, el edificio situado en el lecho del río se construyó casi en su totalidad con partes modificadas de conjuntos anteriores.

Al final, cuando se retiraron los decorados, no se tir√≥ absolutamente nada. Todo volvi√≥ a entrar en la cadena de suministro, porque en √Āfrica todo se puede reutilizar. Incluso las peque√Īas piezas restantes fueron tomadas por los lugare√Īos para usarlas en la reparaci√≥n de sus hogares.

Una vez que nos fuimos, la tierra se devolvió lo más posible a como estaba antes de nuestra llegada. Las áreas perturbadas se volvieron a sembrar con pasto. Ahora, después de las lluvias, no hay evidencia de que estuviéramos allí.

En Casa

Despu√©s de seis meses seguidos viviendo en un mundo de polvo omnipresente, nunca en mi vida me alegr√© m√°s de estar de vuelta en casa; estar en mi hogar en las monta√Īas del sur de California era un bendito alivio. Creo que se necesitaron unos seis ba√Īos para finalmente restregar el √ļltimo polvo m√°s resistente.

Savannah with Lions. © Nick Brandt

Y luego comenzaron los meses de postproducción de las fotos. Esta es siempre mi parte favorita del proceso creativo: la edición, donde gradualmente, con suerte, ves cómo tu visión comienza a formarse y a ser coherente. Para ver si el concepto realmente -¡por favor, dios secular!- funciona.

Ahora, no puedo decir si una fotografía es realmente buena hasta que la veo impresa. E impresa en grande, como 1 x 2 metros. Entonces puedo juzgar. Realmente, casi todo se ve bien hasta cierto punto a contraluz en la pantalla de una computadora. Imprímela y mírala como una gran imagen bidimensional: esa es la prueba.

Por tanto, todas las im√°genes de esta serie han sido ¬ęprobadas con impresi√≥n¬Ľ en ese tama√Īo. En las reproducciones para formato de libro todav√≠a eres incapaz de ver lo que ver√≠as en impresiones mucho m√°s grandes: todas esas caras en los autobuses, todas esas expresiones matizadas.

Puedes distinguir uno de los peri√≥dicos en ‚ÄėHienas en Lecho de R√≠o‚Äô. El titular de la portada dice, en swahili, traducido ‚Äú¬ŅQU√Č PAS√ď‚ÄĚ? (sobre la elecci√≥n de Donal Trump). En otra foto, la ‚ÄėEstaci√≥n de Autobuses con Elefante en Polvo‚Äô, un hombre sentado cerca de la puerta del autob√ļs lee un peri√≥dico en ingl√©s de Kenia, cuyo titular en la primera plana dice ‚ÄúAm√©rica Hace lo Impensable‚ÄĚ.

En Conclusi√≥n…

A estas alturas, con la descripci√≥n general de lo que fue necesario para lograr este proyecto, creo que comprender√°s por qu√© lo digital era la √ļnica forma posible de hacerlo. Espero que los puristas de la pel√≠cula, un grupo del que durante mucho tiempo me he considerado un miembro ferviente, comprendan y me perdonen mis transgresiones digitales.

Pero lo que se me ha confirmado es esto: en √ļltima instancia, es irrelevante cu√°l es tu elecci√≥n de medio y equipo. No hay reglas, autoimpuestas o no, a las que adherirse. Lo √ļnico que importa es qu√© funciona mejor para cada proyecto. Si es una pel√≠cula en blanco y negro, genial. Si es en color digital, genial.

El punto es que nunca volveré a hacer proclamaciones absolutistas (creo que acabo de hacerlo).


Biografía:
Nació en 1964 y se crió en Londres, es un fotógrafo cuyos temas siempre se relacionan con el mundo natural que desaparece.

Luego de estudiar Pintura y Cine en la ahora difunta Escuela de Arte de Saint Martin, se mud√≥ a California en 1992, donde dirigi√≥ videos musicales para Michael Jackson, Moby, Jewel y XTC, entre otros. En 1995, mientras dirig√≠a ¬ęEarth Song¬Ľ de Michael Jackson en Tanzania, Brandt se enamor√≥ de los animales y la tierra de √Āfrica Oriental. 

Sus primeros proyectos fotogr√°ficos fueron una trilog√≠a de trabajos, resultando en libros hom√≥nimos: On this Land (2005), A Shadow Falls (2009) y Across the Ravaged Land (2013).  Lo siguieron The Petrified (2013), Inherit the Dust (2016) y This Empty World (2019). 

En 2010 fundó la ONG Big Life Foundation, dedicada a la conservación de la vida silvestre a través del empleo en Kenia de cientos de guardabosques que protegen 810.000 hectáreas de ecosistema, contra la caza furtiva.


Sitios Web:
nickbrandt.com
@nickbrandtphotography

Libro:
https://www.photoeye.com/bookstore/citation.cfm?catalog=TH078

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879