Now Reading
Futuras Madres Enfrentan Desafíos en Venezuela

Matías Delacroix

El nacimiento de un primer bebé suele ser una fuente de inmensa alegría para las parejas. En Venezuela, sin embargo, las preocupaciones pueden anular la emoción.

Adaimar Mendoza, de 24 años, quedó embarazada por primera vez en medio de la peor crisis económica de su país y la pandemia de COVID-19 que ha trastornado vidas en todo el mundo.

Como resultado de la agitación, se suspendió la atención prenatal para las mujeres en los hospitales públicos. Las mujeres llegan a dar a luz sin evaluaciones previas para prevenir complicaciones. Las salas de maternidad carecen de suministros y especialistas.

Reflejado en el espejo retrovisor, Leo Camejo se sienta con su pareja Ada Mendoza y su hija recién nacida Peyton mientras un amigo los lleva a casa después de ser dado de alta del hospital, en Caracas, Venezuela, el sábado 12 de septiembre de 2020. La joven pareja se conoció Hace tres años gracias a su amor por el fútbol, como hinchas del Caracas FC equipo.© AP Photo/Matías Delacroix
El sobrino de Ada Mendoza toca su vientre de embarazada mientras está de pie en el departamento de sus padres donde vive con su pareja y siete familiares en el barrio Catia de Caracas, Venezuela, el jueves 27 de agosto de 2020. Mendoza, quien debe usar el transporte público para llegar a en sus visitas de atención prenatal, está haciendo todo lo posible para evitar contraer COVID-19. © AP Photo/Matías Delacroix
Ada Mendoza, de 24 años, trata de caminar para aliviar sus contracciones del trabajo de parto mientras espera a que su prima lleve el auto, en el barrio de Catia de Caracas, Venezuela, el miércoles 9 de septiembre de 2020 a última hora de la noche. En referencia a sus dolores de parto, Mendoza le dijo a su madre: “No puedo soportarlo más”, mientras el primo los llevaba al hospital en su vehículo que estaba funcionando sin carga debido a la escasez de combustible en todo el país. © AP Photo / Matías Delacroix

Eso se suma a cuestiones básicas como conseguir gasolina para conducir hasta el hospital en un momento en que la escasez de combustible en la nación rica en petróleo se ha agravado aún más.

“Es como si estuviéramos en una ronda de penaltis”, dijo Leo Camejo, socio de Ada, refiriéndose al final de alto riesgo de un partido de fútbol empatado. “El nerviosismo siempre está ahí”.

Ada Mendoza, de 24 años, recibe una ecografía fetal que muestra a su hija por nacer, a quien llamará Peyton, de su obstetra en una clínica médica privada donde las visitas promedian $ 20 dólares estadounidenses, en Caracas, Venezuela, el lunes 7 de septiembre de 2020. Su pareja Leo Camejo comenzó a vender hamburguesas desde casa, ganando lo suficiente para pagar las citas de atención prenatal. © AP Photo/Matías Delacroix
Reaccionando a las contracciones del parto Ada Mendoza, de 24 años, se apoya en su madre cuando salen del Hospital Público Materno Infantil Hugo Chávez Frías luego de que los médicos les ordenaran regresar a casa para esperar contracciones más frecuentes, en el barrio El Valle de Caracas, Venezuela, apenas después de la medianoche del jueves 10 de septiembre de 2020. Mendoza regresó al hospital cuatro horas después y dio a luz a su hija Peyton, luego de cinco horas de trabajo de parto. © AP Photo/Matías Delacroix

Las mujeres venezolanas durante años han sentido los efectos agudos de la contracción económica de su país, incluso antes de que llegara el COVID-19. Las tasas de mortalidad materna aumentaron más del 65% entre 2015 y 2016. Los anticonceptivos no son asequibles para la mayoría de las mujeres. Muchas mujeres embarazadas se van y deciden buscar atención en el extranjero.

Cuando Mendoza y Camejo se enteraron del embarazo, parecía que la vida había dado un vuelco.

La pareja vive con otros siete familiares en el populoso barrio de Catia en Caracas. Camejo tenía un trabajo regular como diseñador gráfico, pero en los últimos meses ha tenido problemas para encontrar trabajo. Entonces comenzó a vender hamburguesas para pagar $ 20 por visitas al consultorio de un médico privado.

También tuvieron que lidiar con las complicaciones de la pandemia que ahora son familiares para las mujeres embarazadas en todo el mundo. Cada viaje a bordo del transporte público generaba temores de contagio.

Nélida López besa a su hija, la madre primeriza Ada Mendoza, mientras acuna a su nieta recién nacida Peyton, después de que los dos llegaran a casa desde el hospital, en el barrio Catia de Caracas, Venezuela, el sábado 12 de septiembre de 2020. anciana llevó a su bebé a término en medio de la peor crisis económica de Venezuela y la pandemia de COVID-19 que ha trastornado la vida de millones de personas © AP Photo/Matías Delacroix
Ada Mendoza, de 24 años, sonríe durante un juego de acertijos durante su baby shower en el apartamento de sus padres en el barrio Catia de Caracas, Venezuela, el sábado 5 de septiembre de 2020. Mendoza llevó a su bebé en medio de la pandemia de coronavirus que ha afectado a la vidas de millones de venezolanos, que desde el 16 de marzo siguen sometidos a una severa cuarentena. ©AP Photo/Matías Delacroix

Aunque oficialmente el país registra unos 65.000 casos, un número relativamente bajo, las pruebas limitadas significan que es probable que no se hayan contado.

Cuando nació su bebé, la pareja dijo que ver su carita les dio el valor para enfrentar los nuevos obstáculos que vendrán con la crianza de un niño en Venezuela.

“Cuando veo a Peyton, es como mirar a Leo”, dijo Mendoza. “Tienen la misma nariz”.

Peyton, de dos días, yace en una canasta mientras su familia la cuida en su apartamento en el barrio de Catia en Caracas, Venezuela, el sábado 12 de septiembre de 2020. Las autoridades no han publicado cifras de mortalidad relacionada con el parto durante años, pero organizaciones como La Federación Venezolana de Médicos y los Médicos no gubernamentales de Venezuela informan que el riesgo para las mujeres en trabajo de parto y recién nacidos es alto © AP Photo/Matías Delacroix
Ada Mendoza, de 24 años, muestra a su hija Peyton a su pareja Leo Camejo por primera vez, horas después de dar a luz en el Hospital Público de Maternidad y Niños Hugo Chávez Frías, en el barrio El Valle de Caracas, Venezuela, el jueves 10 de septiembre. 2020. Mendoza dijo que su hija tiene la nariz de su padre. ©AP Photo/Matías Delacroix


Acerca del Autor:

Matías Delacroix es fotógrafo independiente. Nacido en Buenos Aires, Argentina – 1989, criado en Chile. Actualmente radicado en Caracas, Venezuela. Tiene más de seis años de experiencia trabajando para periódicos nacionales y agencias internacionales como The Associated Press, AFP, Getty Images, Reuters en Nueva Zelanda, Chile e Islas del Caribe.

Actualmente trabaja como colaborador de The Associated Press, Bloomberg y organizaciones no gubernamentales como Médicos Sin Fronteras en Caracas.

Sitios Web:

www.matiasdelacroix.com
instagram.com/matiasdelacroix
twitter.com/matiasdelacroix

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879

Scroll To Top