Este Mundo Vacío

+22
View Gallery

Nick Brandt

Aniquilaci√≥n inminente. Apocalipsis del mundo natural. Incremento del ritmo de extinci√≥n. Para cada nuevo trabajo me encuentro escribiendo una introducci√≥n que habla de esas cosas. ¬ŅC√≥mo no dejar escapar el mismo grito de desesperaci√≥n existencial, frustraci√≥n y rabia?

Como resultado, creo que muchos de nosotros corremos el peligro de sufrir una especie de sobrecarga de indignaci√≥n. O ya lo hemos sentido, aporreados en una especie de apat√≠a abrumada. Hay un n√ļmero limitado de malas noticias que podemos tolerar antes de derrumbarnos o cerrarnos en una suerte de defensa propia mental.

River of People with Elephant in Day. ©Nick Brandt

Este parece ser especialmente el caso en relación con la destrucción del mundo natural y de nuestros semejantes. Esta destrucción está ocurriendo incluso más rápido de lo que imaginamos pesimistas como yo.

Ahora mismo estamos experimentando la ant√≠tesis de la creaci√≥n. Se necesitaron miles de millones de a√Īos para llegar a un estado de una diversidad tan maravillosa, y luego, s√≥lo unos pocos a√Īos, un momento de tiempo infinitesimalmente microsc√≥pico, para aniquilarlo.

Podría haber fotografiado este concepto en casi cualquier lugar del mundo en desarrollo en el que los animales todavía se aferran a una existencia frente a la implacable expansión de la humanidad.

Whistling Thorns with Gazelle. ©Nick Brandt

Y si vives en un pa√≠s desarrollado, podr√≠as ser testigo de un armaged√≥n ambiental m√°s tranquilo, pero igual de devastador, c√≥mo las abejas, los murci√©lagos, las aves y una cantidad asombrosa de otras criaturas que se encuentran en el n√ļcleo esencial de un ecosistema en funcionamiento -que en √ļltima instancia tambi√©n te protege a ti- se borra de la faz de la Tierra.

Sin embargo, eleg√≠ fotografiar en √Āfrica del Este, en parte porque sigue siendo el lugar que m√°s me ha conmovido y fascinado durante los √ļltimos 15 a√Īos, donde los grandes animales m√≠ticos de las llanuras africanas siempre se han apoderado de mi imaginaci√≥n. Pero esos animales m√≠ticos est√°n desapareciendo r√°pidamente, y una de las razones m√°s importantes es el espacio. O en realidad, la cantidad muy finita de espacio.

Espacio para m√°s personas, m√°s hogares, m√°s f√°bricas, carreteras y pueblos. M√°s tierras de cultivo, m√°s ganado, m√°s pasto, m√°s alimento para las personas, lo que lleva a una tierra erosionada en la que los animales y los humanos compiten, pero donde la gente siempre ganar√°.

Highway Bank Construction with Giraffe and Workers. ©Nick Brandt

Las jirafas, sus patas literalmente cortadas debajo de ellas para carne de monte. Los leones, envenenados para evitar que maten al ganado de los pastores. Los elefantes, ahora todo el mundo sabe acerca de la caza furtiva por su marfil, pero cada vez m√°s mueren en conflicto con la gente, a medida que descubren que la tierra -que hace tan poco tiempo era su h√°bitat natural- se ha convertido en granjas.

He conducido por innumerables √°reas donde hace s√≥lo quince o veinte a√Īos hab√≠a abundante vida animal, pero donde ahora ha sido aniquilada, cortada en rodajas y reducida a carne de monte, dejando vastas extensiones de tierra desprovistas de grandes mam√≠feros.

Petrol Station with Lion. ©Nick Brandt

Para 2030 se prev√© que la poblaci√≥n de √Āfrica alcance los 1.600 millones, comparado a los 1.000 millones de 2018. Los pa√≠ses de √Āfrica del Este, donde se fotografi√≥ esta serie, son uno de los puntos cr√≠ticos para eso. Toda esta gente tiene que vivir en alg√ļn lugar. Y √©sa es otra raz√≥n, la explosi√≥n de la poblaci√≥n humana aqu√≠, por la que este proyecto es tan relevante para el Este africano.

Tendemos a pensar que el para√≠so se perdi√≥ hace muchas d√©cadas, pero en realidad, en el esquema comparativo de las cosas, la escalada de asesinatos es bastante reciente. El n√ļmero de animales salvajes en el planeta se ha reducido a la mitad en los √ļltimos 40 a√Īos, y para muchos animales, es a√ļn peor en √Āfrica.

Bus Station with Elephant in Dust. ©Nick Brandt

Mire estos n√ļmeros, que se aplican a todo el continente africano:

  • Le√≥n: la poblaci√≥n se redujo en un 80% desde la d√©cada de 1960, llegando a s√≥lo 20.000 en 2018.
  • Cheetah: baj√≥ un 65% desde 1975, a s√≥lo 7.000 ahora, expulsado del 90% de su rango hist√≥rico.
  • Elefante: un 70% menos desde principios de la d√©cada de 1970, hasta quiz√°s 400.000 en la actualidad.
  • Jirafa: descenso del 40% desde el a√Īo 1985.

¬°1985! Para poner eso en perspectiva para aquellos de ustedes que estaban vivos y conscientes entonces, 1985 fue el a√Īo de Road to Nowhere de Talking Heads y Money for Nothing de Dire Straits, del film Regreso al Futuro e ir√≥nicamente, √Āfrica M√≠a. No hace tanto tiempo.

As√≠ que el Este africano de nuestra imaginaci√≥n, una visi√≥n rom√°ntica de vastas extensiones de naturaleza virgen, est√° lamentablemente desactualizada. En verdad, casi no hay parque o reserva lo suficientemente grande para que los animales vivan sus vidas de manera segura. Y fuera de esas √°reas, a menudo sorprendentemente peque√Īas, los animales est√°n siendo exprimidos y cazados sin descanso. Est√° llegando a un punto en el que es poco probable que alg√ļn gran mam√≠fero pueda sobrevivir en tierras desprotegidas.

Savannah with Lions and Humans. ©Nick Brandt

En un mundo ideal, la belleza y majestad de estos animales y el respeto por todos los seres vivos serían suficientes para justificar su existencia continua. Pero eso no será suficiente para salvarlos.

Muchos africanos dir√≠an que las sociedades occidentales destruyeron la mayor parte de su propio mundo natural hace siglos en aras de la expansi√≥n econ√≥mica y que para √Āfrica ahora es su turno de crecer econ√≥micamente. ¬ŅPor qu√© deber√≠an verse privados de las c√≥modas vidas que tiene la mayor√≠a de la gente en Occidente? En muchos sentidos es un argumento razonable. Pero la protecci√≥n del medio ambiente y los beneficios econ√≥micos pueden ir de la mano.

Charcoal Burning with Elephant. ©Nick Brandt

En muchas √°reas del Este de √Āfrica, donde estos animales todav√≠a existen, pobres pero a√ļn llenos de maravillas naturales, el ecoturismo es a menudo la √ļnica fuente verdaderamente significativa de beneficio econ√≥mico a largo plazo para las comunidades locales. Si se quitan los animales, suele quedar poco valor econ√≥mico.

Esta l√≠nea de argumentaci√≥n a favor de la preservaci√≥n es m√°s pragm√°tica que po√©tica, pero es el argumento m√°s eficaz en el siglo XXI. En alg√ļn lugar como Kenia la industria del turismo, el segundo sector m√°s grande de su econom√≠a, colapsar√≠a sin esos animales. Pocos vendr√≠an a visitar un mundo de ganado y polvo.


Lo que ves en estas fotos es, para m√≠, simb√≥lico de esta invasi√≥n de la naturaleza salvaje restante por parte de los humanos, ya que los animales son exterminados en los pocos lugares en los que a√ļn pueden vivir.

Construction Trench with Jackal. ©Nick Brandt

Las imágenes de esta serie fueron todas fotografiadas en tierras de los Maasai, habitadas por ellos y decenas de miles de ganado y cabras. Aunque está cerca del Parque Nacional Amboseli en Kenia, esta tierra no tiene estatus de protección.

En ese sentido, es probablemente uno de los √ļltimos lugares desprotegidos donde los animales y los seres humanos, un n√ļmero considerable de seres humanos, conviven entre s√≠, algo cada vez m√°s raro en el siglo XXI. Teniendo en cuenta su nivel de pobreza, es a√ļn m√°s impresionante que, en su mayor√≠a, los Maasai toleren la presencia de animales entre ellos.

Cada imagen es una combinación de dos momentos en el tiempo, capturados con semanas de diferencia, casi todos desde la misma posición de cámara fija.

Garage with Blind Rhino. ©Nick Brandt

Inicialmente se construy√≥ e ilumin√≥ un set parcial. A veces, con todo un bosque muerto, en realidad era el set completo. Siguieron semanas, incluso meses, mientras que los animales que habitan en la regi√≥n se sent√≠an lo suficientemente c√≥modos con todas estas cosas nuevas y extra√Īas para entrar en escena.

Una vez que los animales fueron capturados por la cámara, el equipo del departamento de arte construyó los decorados completos (sitios de construcción de puentes y carreteras, una estación de servicio, una estación de autobuses y más).

La cámara permaneció fija en su lugar en todo momento, excepto en algunas de las fotos.

Luego se fotografió una segunda secuencia con el set completo y personas provenientes de las comunidades locales y más allá. Las imágenes finales fueron una combinación de los dos elementos.

Para mí era esencial que, siempre que fuera posible, los animales, los lugares y las personas fueran fotografiados exactamente en el mismo lugar. Podría haber hecho mi vida mucho más fácil fotografiando a los animales en la naturaleza, fotografiando lugares preexistentes y luego componiendo esos elementos dispares.

Roundabout with Gazelle. ©Nick Brandt

Había una clara superioridad técnica en fotografiar todo lo que se tomaba exactamente desde la misma posición de la cámara: todo se alineaba perfectamente. Pero hacer esto también marcó una diferencia crítica para mí en términos estéticos y emocionales. Con tantos elementos en el mismo lugar, nuevas ideas, incidentes inesperados en los que nunca hubiera pensado, se revelan mientras fotografío.

De esta manera, todo el proyecto se sintió mucho más orgánico a medida que se desarrolló. Y culminó en un perfecto círculo completo cuando, meses más tarde, después de que los decorados habían sido desmontados y todos sus elementos reciclados en la cadena de suministro africana, no había evidencia en el panorama de que hubiéramos estado allí.

River Bed with Hyenas. ©Nick Brandt

Unos a√Īos antes, en paisajes similares cercanos a este, fotografi√© animales salvajes como estos, pero de una manera muy diferente. Esas fotos tomaron la forma de retratos de estudio, las fuertes presencias de los animales enmarcadas bajo contra los √©picos cielos africanos.

Ahora, en este trabajo, eleg√≠ presentar a los animales de una manera muy diferente, aparecen disminuidos y atrapados por la humanidad. Muchos de los animales fueron fotografiados en profundas trincheras, como si la tierra se los estuviera tragando, como si fueran sus tumbas, mientras que arriba, la marcha del ¬ęprogreso¬Ľ contin√ļa implacablemente.

Mientras tanto, los africanos de las fotos tambi√©n suelen verse arrastrados impotentes por la marea del ¬ęprogreso¬Ľ. Nunca se les presenta como agresores, porque no lo son. La degradaci√≥n ambiental y el impacto del cambio clim√°tico casi siempre afectar√°n m√°s a la poblaci√≥n rural pobre, debido al agotamiento de los recursos naturales de los que dependen. Los verdaderos villanos, la mayor√≠a de los pol√≠ticos, los industriales y su cala√Īa en gran medida ego√≠sta, est√°n fuera de c√°mara.

La condena de la vida animal, la degradación de la vida humana, la conyugalidad destructiva entre los dos: no sólo los animales son víctimas de la devastación ambiental, sino también los humanos que ahora habitan estos paisajes.

River of People with Elephant at Night. ©Nick Brandt

Los humanos de hoy en d√≠a en todo el planeta parecen haber aprendido poco de lo que sucedi√≥ antes. La historia est√° plagada del colapso de civilizaciones anteriores que impusieron demasiada carga al mundo natural que las rodeaba. Ahora, con tantos m√°s de nosotros, con nuestro impacto mucho m√°s abarcador, no es ¬ęs√≥lo¬Ľ una regi√≥n que es devastada como en el pasado. Si las tendencias actuales contin√ļan, la destrucci√≥n puede convertirse en un colapso ecol√≥gico -y el consiguiente colapso de las civilizaciones- de todo nuestro planeta.

Parece exponencialmente peor en este momento en el lugar donde vivo, el Estados Unidos de Donald Trump. La multitud anti-ciencia en los Estados Unidos contin√ļa ignorando deliberadamente el abrumador consenso cient√≠fico sobre el cambio clim√°tico provocado por el hombre. Su codicia, ignorancia y obstruccionismo, y la diseminaci√≥n deliberada de informaci√≥n err√≥nea, est√° permitiendo, y permitir√° que muchos miles de millones de animales y millones de personas sufran y mueran, un impacto que durar√° durante los siglos venideros. Poner en peligro el futuro del planeta en aras de su propio beneficio a corto plazo es, en mi opini√≥n, un crimen como ning√ļn otro en la historia de la humanidad. Como dijo la ambientalista Judy Bonds, ‚ÄúNo hay trabajos en un planeta muerto‚ÄĚ.

Todo puede resultar abrumador. ¬ŅC√≥mo se empieza siquiera a luchar?

The Gathering. ©Nick Brandt

Vuelvo a la frase que utilizo sin cesar porque, sencillamente, la creo: es mejor estar enojado y activo que enojado y pasivo. Una vez que te vuelves activo, la desesperaci√≥n se siente menos abrumadora. Tus acciones, sin importar cu√°n peque√Īas sean, pueden energizarte y enfocarte.

Para mí, personalmente, eso se presenta en dos formas: mi fotografía y el trabajo de la Big Life Foundation, la organización sin fines de lucro que cofundé en 2010. Con sede en Kenia y Tanzania, más de 200 guardabosques ahora protegen 688.000 hectáreas de ecosistema.

En cuanto a la fotograf√≠a, no creo que me vaya a quedar sin tema pronto. Como tal, he llegado a una seria aceptaci√≥n de que ir√© a mi lecho de muerte enojado. ¬ŅEn qu√© tipo de mundo viviremos si est√° despojado de sus maravillas naturales? La respuesta para m√≠: un mundo vac√≠o.

River of People with Rhino. ©Nick Brandt

Mientras tanto, el n√ļmero creciente de problemas no se resolver√° m√°gicamente. Pero de todas formas, aquellos de nosotros que nos preocupamos debemos continuar haciendo todo el maldito esfuerzo para tratar de preservar lo que podamos, para minimizar el da√Īo lo mejor que podamos. Seguir luchando por lo que consideramos de indescriptible valor, poes√≠a y belleza tanto para t√≠ y para m√≠ como para los que nos suceden.


Biografía:
Nació en 1964 y se crió en Londres, es un fotógrafo cuyos temas siempre se relacionan con el mundo natural que desaparece.

Luego de estudiar Pintura y Cine en la ahora difunta Escuela de Arte de Saint Martin, se mud√≥ a California en 1992, donde dirigi√≥ videos musicales para Michael Jackson, Moby, Jewel y XTC, entre otros. En 1995, mientras dirig√≠a ¬ęEarth Song¬Ľ de Michael Jackson en Tanzania, Brandt se enamor√≥ de los animales y la tierra de √Āfrica Oriental. 

Sus primeros proyectos fotogr√°ficos fueron una trilog√≠a de trabajos, resultando en libros hom√≥nimos: On this Land (2005), A Shadow Falls (2009) y Across the Ravaged Land (2013).  Lo siguieron The Petrified (2013), Inherit the Dust (2016) y This Empty World (2019). 

En 2010 fundó la ONG Big Life Foundation, dedicada a la conservación de la vida silvestre a través del empleo en Kenia de cientos de guardabosques que protegen 810.000 hectáreas de ecosistema, contra la caza furtiva.


Equipo Fotogr√°fico:
– C√°maras: Pentax 645Z

Sitios Web:
nickbrandt.com
@nickbrandtphotography

Compra el libro ‘This Empty World’ de Nick Brandt:
https://www.photoeye.com/bookstore/citation.cfm?catalog=TH078

Todas las fotografías publicadas aquí tienen el Copyright del respectivo fotógrafo.

© 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879