Dios Bendice Este Bungalow. Tradiciones Cat贸licas en la Tierra de los Seminolas

+5
View Gallery

Alex Stuparich

Florida es un mundo paralelo, incluso para los estadounidenses.  Tienen los huracanes, Disney, la di谩spora cubana, disparan cohetes entre los pantanos de Cabo Ca帽averal y corren autos en Daytona. Todo eso est谩 muy bien, pero sin duda que prevalece una mentalidad exc茅ntrica o est谩 francamente lleno de gente rara. 

鈥淟os vecinos de ese lado tienen casas grandes, nosotros estamos Ok con algo chico鈥, dice una pareja que vive sola en su bungalow de 1.200 metros cuadrados. 

El due帽o de casa luce espectacular a sus 76 a帽os. Luego de jubilarse a los 35 de la Marina de los Estados Unidos hizo un curso de contabilidad, iniciando una segunda carrera. Su reloj Rolex Sea Dweller Rolesor con aleaci贸n de oro es falso, pero su Mercedes negro y el BMW gris en el garage son bien reales. 

漏 Alex Stuparich

Su esposa luce igualmente saludable. Va a clases de Zumba tres veces a la semana. Es el 煤nico beneficio del que hace uso en el centro de recreaci贸n del barrio de Orange Park, una comunidad privada de 3.000 casas.  Sus hijos y nietos ya partieron a otros Estados: Alabama, Virginia, Washington, pero a ellos les gusta Florida. Les encanta relatar an茅cdotas sobre encuentros cercanos con serpientes venenosas en su jard铆n de vegetales. 

Afuera los j贸venes del barrio se trasladan por el pavimento en carros de golf.  鈥淟a casa de al lado est谩 en venta鈥, sugieren. Cinco dormitorios y cinco ba帽os, estacionamiento para 4 veh铆culos. El due帽o pide $435 mil d贸lares que en mi ciudad, Toronto, pagar铆an un piso de estudiante. (http://bit.ly/38ZcL6x).

Nos vamos a otro barrio, a Orange City, en las afueras de Orlando, que es m谩s t铆pico norteamericano con bares, lavander铆as, armer铆as y hasta casas de empe帽o. Pero no lejos de las crecientes zonas que han llegado al franco deterioro, donde est谩n las casas de empe帽o de armas, los abogados especializados en bancarrota y los quiropr谩cticos. 

Blue Spring State Park, Orange City, Florida, santuario de manaties. 漏 Alex Stuparich

Aqu铆 la escala es m谩s peque帽a. Ariel y Francis inmigraron desde Filipinas hace s贸lo dos a帽os y tambi茅n han adquirido un bungalow. Trabajan duro, 茅l como guardia de seguridad en una escuela de sordomudos; ella como enfermera y de vez en cuando unas horas extra aseando carros en una terminal de los trenes Amtrak. Sus cuatro hijos se han adaptado r谩pidamente a la vida en Norteam茅rica: el College, el b谩squet, los videojuegos en televisor de 65 pulgadas, y para la m谩s peque帽a unas clases en una agencia para aspirantes al modelaje los s谩bados por la ma帽ana.  Es 茅poca de Navidad pero ellos tienen planeada una celebraci贸n adicional: la bendici贸n de su casa. He venido tratando de entender esta tradici贸n cat贸lica tan fuertemente arraigada en sus tierras de origen. 

El padre Kenny, de su provincia de Bikol, ha aceptado gustoso esta solicitud de sus feligreses. Parece un buen tipo y lo hace gratis, aunque ellos le agradecer谩n con un obsequio, una botella de Chateauneuf-du-Pape del Chateau de Beaucastel cosecha 2014 adquirida en la multitienda Costco.

鈥淐uando Cristo se hizo carne a trav茅s de la Sant铆sima Virgen Mar铆a, hizo su hogar con nosotros. Oremos ahora para que ingrese a este hogar y lo bendiga con su presencia. Que 脡l siempre est茅 aqu铆 entre nosotros鈥. El agua salpica en los sillones del living. 鈥淨ue 脡l pueda alimentar nuestro amor mutuo, compartir en nuestras alegr铆as, consolarnos en nuestras penas. Inspirados por sus ense帽anzas y ejemplo, procuremos hacer de nuestro hogar, ante todo, una morada de amor, difuminando mucho y ampliamente la bondad de Cristo.鈥 Con un giro sobre sus talones apunta hacia la amplia cocina americana: 鈥淥h Dios, llenas al hambriento de cosas buenas. Env铆anos tu bendici贸n mientras trabajamos en esta cocina y hacernos siempre agradecidos por nuestro pan de cada d铆a鈥. 

El padre Kenny se traslada hacia un dormitorio. Todos lo siguen, algo inc贸modos aunque las camas ya han sido hechas y las almohadas est谩n en su lugar. 鈥淧rot茅genos, Se帽or, mientras nos mantenemos despiertos; cu铆danos mientras dormimos, para que despiertos podamos vigilar con Cristo, y dormidos, podamos descansar en su paz鈥.  (Una ley del Estado de Florida proh铆be cualquier posici贸n sexual que no sea la del misionero).

漏 Alex Stuparich

Los ba帽os tambi茅n est谩n preparados para recibir la inspecci贸n del representante de Dios, y menos mal, no hay mal olor. 鈥淏endito seas, Se帽or del cielo y de la tierra. Nos has formado en sabidur铆a y amor. Refr茅scanos en cuerpo y esp铆ritu, y mantennos en buena salud para que podamos servirte. Concede esto a trav茅s de Cristo nuestro Se帽or.鈥 Hay invitaci贸n a quedarse a almorzar pero el padre Kenny asegura tener compromisos ineludibles, se despide cordial y parte r谩pidamente con esa envidiable botella.

La actividad piadosa ha causado algo de tensi贸n en la familia. 驴Qu茅 mejor para liberarla que el campo de tiro? Ning煤n problema llevar a los chicos: en el Estado de Florida hay que ser mayor de 16 para conducir pero de s贸lo 11 para disparar. Nuestro amigo Ariel lleva su Glock de 9mm, aunque est谩 la opci贸n de arrendar algo distinto en el mismo local, quiz谩s un revolver Colt o alg煤n rifle de asalto. De paso es tentador adquirir otra arma: s贸lo se requiere mostrar licencia de conducir, aunque hay que esperar tres d铆as para retirar la compra: el llamado 鈥減er铆odo de enfriamiento鈥. Si no fuera por la llovizna habr铆amos ido a otro campo de tiro, al aire libre.


Incansable estudioso de mundos interdisciplinarios, Alex ha sido concertista en viola en la Sinf贸nica Nacional de Sud谩frica durante los a帽os del Apartheid. Ha marchado con los gaiteros de la Royal Canadian Legion y obtuvo el primer lugar en la disciplina 鈥淧recisi贸n鈥 de la competencia de boomerangs de Ottawa. Menos suerte tuvo en el Mundial de Cachip煤n de Toronto donde a poco empezar la competencia fue fulminado por un decisivo Tijera-Corta-Papel. Su inter茅s en la fotograf铆a naci贸 en el sur de Chile al adquirir una Canon AV-1 hace m谩s de treinta a帽os y desde ah铆 jam谩s se alej贸 de la imagen casual y espont谩nea.

Equipo Fotogr谩fico
– C谩mara: Lumix GF1, Micro 4/3
– Optica: Lumix: 20mm f/1.7 y 14mm f/2.5

Todas las fotograf铆as publicadas aqu铆 tienen el Copyright del respectivo fot贸grafo.

漏 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879