Paco Elvira: La herencia de un archivo hist贸rico

+16
View Gallery

Paco Elvira: La herencia de un archivo hist贸rico

Texto: Andrea Elvira

 

 

Hered茅 sus ojos verdes. Y tambi茅n, el archivo fotogr谩fico de una vida entera.

Muchas veces, el estilo de una obra fotogr谩fica es definida como 鈥渓a mirada de un fot贸grafo鈥, y siento que es una manera muy bella, y a la vez, justa, de categorizarlo. Porque en mi casa vivo con m谩s de un millar de negativos, diapositivas, c谩maras, libros publicados, revistas y reportajes. Un archivo fotogr谩fico hist贸rico. La mirada a lo largo de cuarenta-y-cuatro a帽os de un fot贸grafo, mi padre, Paco Elvira.

Belfast, 1981. 漏 Paco Elvira

Es indiscutible que en el fotoperiodismo de los 70 existe una mirada cr铆tica en la representaci贸n de la sociedad. El ojo dispara a las injusticias sociales: las carreras de 鈥渓os grises鈥 tras los manifestantes, los parados, las enfermedades, la pobreza.

As铆 fueron los comienzos de mi padre, en un cuarto de la calle Mandri donde revelaba los negativos que retrataban la lucha universitaria de aquellos a帽os en Barcelona.

Era 谩gil y sabia escabullirse de la polic铆a. Siempre se quedaba hasta el final, dec铆a que era el mejor momento para hacer fotos.

鈥淎pariciones鈥 en Sant Vicen莽 dels Horts. Barcelona, 1973. 漏 Paco Elvira

Sus compa帽eros lo defin铆an como un fot贸grafo tranquilo, calmado, sigiloso, discreto, con cara de buen ni帽o. Sab铆a c贸mo acercarse a las personas que fotografiaba. Quiz谩s gracias a eso, su trabajo documental de la Transici贸n es tan importante, porque el momento es protagonizado por sus gentes, no sus pol铆ticos, ni sus acontecimientos.

Su trabajo junto al periodista Xavier Vinader es clave para entender el periodismo de investigaci贸n de la 茅poca.

Juntos fotografiaron clandestinamente elementos ultras de todo tipo, acudieron a citas secretas con informadores turbios, incluso tuvieron varios encuentros secretos con un comando de ETA.

Derry, Irlanda del Norte, 1973. 漏 Paco Elvira

Quiz谩s su trabajo m谩s personal es el conflicto del IRA, en Irlanda del Norte.

Lleg贸 por primera vez a Derry, en el Ulster del verano del 73. Ten铆a 24 a帽os y con el dinero que consigui贸 al vender su Seat 600, pas贸 dos meses haciendo fotos en Gran Breta帽a.

En Irlanda del Norte se aloj贸 en casas de cat贸licos. Cuenta que, en ese verano, no hab铆a periodistas y los soldados llegaron a detenerlo hasta en 3 ocasiones.

Su 煤nica acreditaci贸n era una carta de la Gaceta Universitaria, por aqu茅l entonces aun cursaba la carrera de Ciencias Econ贸micas, carrera que abandonar铆a el 煤ltimo a帽o para dedicarse al fotoperiodismo.

M谩s tarde, regres贸, pero esta vez siendo enviado especial de algunos de los medios m谩s importantes del pa铆s.

Se enamor贸 de los paisajes, verde esmeralda. De sus barrios, degradados. De su luz, siempre cambiante.

Encapuchados de ETA. Euskadi norte, 1979. 漏 Paco Elvira

Hay 25 a帽os de diferencia entre la primera y la 煤ltima foto.

La primera fue una foto en blanco y negro de un veh铆culo blindado brit谩nico patrullando por el desierto desfiladero formado por las casas del Bogside, en Belfast.

Su 煤ltima foto fue un arco iris, a color. Lo que el consider贸 un augurio de esperanza para el futuro de las tierras del Ulster, y el punto y final al trabajo al que dedic贸 m谩s de 25 a帽os.

Fue uno de los primeros fotoperiodistas internacionales en llegar a Portugal, en la Revoluci贸n de los Claveles.

Tambi茅n viaj贸 al sudeste asi谩tico en los 70. All铆 visit贸 pueblos mongoles y chinos que ve铆an un extranjero por primera vez.

Su enorme legado, que habita tal y como lo dej贸, perfectamente ordenado, en mi casa, ha sido durante estos diez a帽os desde su p茅rdida un refugio para el duelo que supone perder a un padre. En palabras de Javier Gom谩, fil贸sofo, escritor y ensayista que ha relatado como nadie la muerte de un padre: 鈥淨ueden con nosotros para siempre, como tesoros preciad铆simos, aquella imagen p贸stuma y aquella obra art铆stica que nos ayudan a vivir con nobleza, que nos elevan a un ideal superior de lo humano y que, en fin, nos descubren el camino que conduce a escondidas reservas de inteligencia y alegr铆a a煤n existentes en este viejo mundo, donde todo desenga帽o, vulgaridad y tristeza parecen tener su asiento.鈥

Pero tambi茅n ha sido un trabajo m谩s. Una ardua tarea que consiste en preservar, difundir, promover y revalorizar la obra fotogr谩fica de mi padre.

Durante estos 10 a帽os me he preguntado muchas veces si es mi responsabilidad difundir parte de la memoria colectiva de este pa铆s.

Supongo que en eso consisten los archivos fotogr谩ficos, en memorias vivas de un tiempo pasado que forman parte de la sociedad.

La respuesta, aunque ofrece muchas dudas, como, por ejemplo, la falta de inter茅s institucional por preservar estos archivos, siempre redundan en algo muy simple: la pasi贸n y dedicaci贸n que puso durante su carrera no puede caer en el olvido.

Ni帽a enferma en una zona gravemente afectada por el aceite de colza. Ibahernando, Extremadura. 1981. 漏 Paco Elvira

Es por eso que siempre recuerdo las palabras de mi padre: 鈥淵o creo que son cosas que pasan a lo largo de la carrera de un fot贸grafo, por lo menos a m铆 me pasa, no sabes cuando volver谩n a pasar, es un momento que de repente鈥st谩s en un lugar maravilloso, la luz toma unas condiciones espectaculares y en ese momento te invade como una especie de paz y absorbes toda la belleza y te dices: qu茅 suerte tengo de estar lo que estoy haciendo.鈥

Y eso es lo que me mueve, la belleza.

Mi lucha es incansable: reconstituir y seguir fomentando el valor del fotoperiodismo a trav茅s del legado de mi padre.

A lo mejor nos hacen falta m谩s miradas. M谩s ojos verdes.

Todas las fotograf铆as publicadas aqu铆 tienen el Copyright del respectivo fot贸grafo.

漏 2019 Caption Magazine. ISSN 0716-0879